GRUPO TENDENCIA

Edicson Ruiz, talento cultivado en “El sistema”

Edicson Ruiz, talento cultivado en “El sistema”

https://www.tendencia.com/2012/edicson-ruiz/

Edicson Ruiz, talento cultivado en “El sistema”

Perfiles

1 mayo, 2012
*ADAMIK*, Peter

ADAMIK, Peter

“Edicson es el orgullo más grande que ha nacido aquí en La Candelaria. Para nosotros es un honor contar con un joven tan talentoso como ese. Un genio para Venezuela. Eso es una cosa que no tiene nombre, que pone los pelos de punta”, decían de él un par de transeúntes en Caracas en el documental Tocar y Luchar de Alberto Arvelo. El contrabajo podrá ser un instrumento imponente, grande y pesado pero Edicson Ruiz lo maneja como si fuera tan liviano como una pluma. “El milagro de Caracas” lo llama la prensa alemana a este caraqueño sencillo y humilde, quien a los diez años comenzó su aventura con la música: “nunca quise ser músico. Antes de conocer la música sinfónica como tal, adoraba al grupo Maná y Menudo. Quería aprender esgrima y la psicología me llamaba la atención, hasta que un día mi madre escuchó acerca de una maravillosa actividad y me inscribió enseguida”. La actividad a la que se refiere fueron las clases del Conservatorio de Música Simón Bolívar, miembro de El Sistema, proyecto por el cual Venezuela está sembrada de orquestas. Pese a que comenzó como un juego, su tiempo con el contrabajo y la guía del profesor Félix Petit, le hicieron ganarle cariño y disciplina hacia el instrumento. Su motivación siempre ha sido retribuirle con orgullo a su mamá, el esfuerzo que ella hacía al manejar un taxi en las noches para costear su gastos. Fue con esa inspiración que a los quince años se convirtió en el laureado más joven en la historia de la Sociedad Internacional de Contrabajistas. Dos años más tarde, fue elegido como miembro de los contrabajos de la Orquesta Filarmónica de Berlín, siendo no sólo el primer hispanoamericano en lograrlo sino también el más joven para aquella época. Es además un solista activo. Con dos compatriotas y dos británicos formó un grupo llamado Bolivar Soloists, a través del cual interpreta música clásica latinoamericana. “Mi vida está llena de momentos únicos; si viese mi vida en una gráfica vería puros picos, como una escalera, uno más alto que otro. No he dejado de ponerme retos y objetivos constantemente; no termino un proyecto sin que ya tenga la próxima meta en mente y eso hace una curva ascendente constante”. Se considera “un ser común”, quien en sus ratos libres disfruta de ver películas, leer, viajar y jugar con uno de los regalos más recientes que ha recibido: un PlayStation, el primero en sus 27 años de edad. De Caracas extraña la comida, a la orquesta que lo vio crecer, a sus profesores, a la gente de su vecindario y el calor de su hogar, sin embargo, sabe que su experiencia en Berlín es un trampolín a nuevas dimensiones, que su triunfo es un ejemplo más para El Sistema. Una prueba más de que el Maestro Abreu no se equivocó al soñar. A.B.

Twitter