GRUPO TENDENCIA

Hendrick, Harry y Harold Álvarez, fabricantes de progreso

Hendrick, Harry y Harold Álvarez, fabricantes de progreso

https://www.tendencia.com/2009/hendrick-harry-y-harold-alvarez/

Hendrick, Harry y Harold Álvarez, fabricantes de progreso

Perfiles

1 mayo, 2009

DONDYK+RIGA

Saber aprovechar todas las oportunidades, por más pequeñas que parezcan, es la filosofía que ha rendido frutos a los hermanos Álvarez. Aplicándola al pie de la letra fue como Hendrick y Harold graduados en Administración de Empresas, consiguieron establecer la empresa Arte y Diseño Carpintería, y Harry, licenciado en Ingeniería Eléctrica, repetir el éxito con H&H Marmolería. Aunque se trata de empresas distintas, al final el resultado queda en familia. Progreso es la palabra que define la trayectoria de estos hermanos en la última década, desde que se iniciaron con una tapicería a raíz de un accidente afortunado: “Teníamos un carro que habíamos mandado a tapizar y nos quedaron mal. El tapicero, apenado, nos propuso comprar una máquina para hacerlo mejor y con ella montamos la empresa. Como llegaban muebles que necesitaban trabajo de carpintería, comenzamos a reparar, diseñar y fabricar muebles, hasta que un día, tal y como nos pasó con el tapicero, la persona encargada de darnos los topes de mármol nos quedó mal, y Harry decidió resolver creando la marmolería”. A los tres hermanos los unen, además de sus lazos de sangre, el amor al deporte. Quienes los conocen saben que son deportistas empedernidos, que practican desde waterpolo hasta fútbol: “No llegamos a ser profesionales en alguna modalidad porque nuestro papá siempre decía que el estudio era antes del deporte. Él trabajó por treinta y cinco años en petroleras y es cien por ciento estudios. No creía en nada, ni en patines… sólo en títulos y buenas notas. Sin embargo, eso es algo que ahora le agradecemos. Sin esa formación no hubiéramos montado ninguno de estos negocios”. Su mística de trabajo hace que la única publicidad que necesiten sea la recomendación de clientes satisfechos, desde la ama de casa que desea una cocina tal cual fotografía de revista, hasta los dueños de restaurantes como Kokai y Saga, que buscaban refrescar su elegante decoración: “Lo mejor es verle la felicidad a la gente cuando le entregamos un trabajo bien hecho. Hemos visto desde la pareja de recién casados que querían amueblar lo que será su hogar, hasta el señor que soñaba con tener el mejor bar en su casa. La satisfacción nos llega cuando el cliente queda contento con el acabado final. Saber que por el esfuerzo de tantos años, hemos logrado tener negocios que serán un legado familiar es algo muy valioso”. A.B.