GRUPO TENDENCIA

Paúl Montiel, la decisión de volver a nacer

Paúl Montiel, la decisión de volver a nacer

https://www.tendencia.com/2008/paul-montiel/

Paúl Montiel, la decisión de volver a nacer

Perfiles

1 mayo, 2008

DONDYK+RIGA

A veces la vida nos somete a pruebas difíciles, pero la fortaleza del espíritu humano es capaz de superarlo todo. A diario nos topamos con historias de personas cuya vida cambió de la noche a la mañana por la toma de una simple decisión o por un suceso que la signó por siempre. Pero en la tragicomedia de la existencia, todo depende del cristal con que se mire y del empeño que cada quien destine a la superación.  Y nadie puede entender esto con mayor propiedad que Paúl Montiel. Siendo muy joven sufrió un accidente del que apenas salió con vida, y que le costó un pierna y casi la mitad de la otra. Una década pasó de operación en operación para poder recuperarse y demostrarse a sí mismo que para seguir adelante no hacen falta piernas, sino ganas: “Estuve tan cerca de la muerte que aprendí a vivir el día a día. El día más importante es hoy, porque no sabes si mañana vas a estar aquí”.

Ciertamente, el proceso no fue sencillo. La depresión hizo de las suyas y durante algun tiempo lo condujo por el camino de los vicios y la desesperanza. Pero como dicen por allí, nunca Dios impone una cruz que no podamos llevar. Gracias al amor incondicional de su familia, y a los buenos amigos que encontró en el camino, Paúl reencontró dentro de sí millones de razones para seguir andando: “Tuve una época difícil. Gané demasiado peso y tomaba en exceso. Pero siempre me gustó estar bien físicamente. Ahora voy al gimnasio todos lo días. Desde el accidente tengo que luchar el doble que el resto de las personas, pero eso me hizo más fuerte”.  Hoy, Paúl puede afirmar que lo tiene todo: un trabajo con el que sustenta su hogar, tres hijos que son su mayor orgullo y una esposa que lo ha apoyado con devoción: “Vivir con Paúl me ha hecho poner a prueba todo lo que aprendí en la vida.

La forma como se ha ido depurando es ejemplar. Cada vez que él sabe de alguien que está pasando por una situación similar, aunque no lo conozca, acude para brindarle apoyo… No hay nada como admirar al hombre que amas”. Y el sentimiento es mutuo. El amor por su familia fue la fuerza que motivó a Paúl a alcanzar, no sólo la recuperación de su cuerpo sino también la de su espíritu. Su historia es una inspiración y la viva demostración de lo que todos somos capaces: “Las cosas grandes del ser humano vienen de adentro… A veces siento que el accidente fue lo mejor que me pudo pasar. Si no hubiera ocurrido no sería quien soy hoy”. – C.W.

Instagram | Facebook