GRUPO TENDENCIA

María Beatriz Gutiérrez, artífice de belleza moldeada

María Beatriz Gutiérrez, artífice de belleza moldeada

https://www.tendencia.com/2008/maria-beatriz-gutierrez/

María Beatriz Gutiérrez, artífice de belleza moldeada

Perfiles

1 octubre, 2008

DONDYK+RIGA

El placer por la madera, el yeso y el barro sedujo a María Beatriz Gutiérrez hace quince años. De este amor a primera vista han nacido esculturas cuya belleza reside en discretos detalles que no dejan de asombrar por la perfección de su acabado. Desde pequeña mostró su vena artística inspirada por el talento de su mamá para la pintura, mientras que su habilidad para la escultura fue una grata sorpresa que descubrió ya en plena juventud. A la par de sus estudios en Administración, su pasión por visitar galerías de arte y acompañar a su mamá a las exposiciones fue haciéndose cada vez más evidente, hasta el punto de inscribirse en la Escuela de Artes Plásticas “Julio Árraga” para probar suerte en la mención de Arte Puro: “Pasé de administrar bienes contables a administrar dimensiones en el arte. Entré a la escuela pensando siempre en pintura, pero cuando comencé con los talleres me enamoré de la escultura y de la facilidad con la que se podía manejar el barro. Me identificaba tanto con él que me comenzaron a salir figuras desde el principio”. Desde su primera exposición en la “Julio Árraga”, titulada Artífice de la transformación, su obra no ha cesado de viajar, llegando a otras ciudades del país y hasta el exterior, con presentaciones en la Red Sunset Art and Antiques Gallery y en el consulado venezolano en Miami. Sin embargo, su mejor galería es su casa, principal testigo de su arte, hogar de su primera escultura y de las obras que más cariño le merecen. Mientras su obra se nutre del minimalismo y de la bondad del yeso, el barro y la madera, el principal motivo de orgullo para María Beatriz es lograr que sus desnudos femeninos y torsos de parejas, sean abstractos o figurativos, inspiren serenidad, amor y paz: “Mi participación en salones y la buena crítica del público me dan mucha satisfacción, pero lo que en verdad me llena es ver el trabajo terminado. Me gusta trabajar mis obras y tardarme hasta quedar satisfecha con el resultado. Es algo indescriptible y muy subjetivo, pero que se resume a que las obras queden perfectas para mis ojos”. A.B.