GRUPO TENDENCIA

Linda Marín, prodigio del canto lírico

Linda Marín, prodigio del canto lírico

https://www.tendencia.com/2008/linda-marin/

Linda Marín, prodigio del canto lírico

Perfiles

1 octubre, 2008

DONDYK+RIGA

La soprano es aquella figura femenina cuya aguda voz destaca en cualquier coro por su timbre claro y brillante. En la ópera, la soprano es casi siempre la heroína y protagonista de cada obra. Creer que Maracaibo carece de tal musa significa no haber escuchado cantar alguna vez a Linda Marín. Los compositores zulianos escriben pensando en la voz de esta marabina que a los veintiocho años partió a Milán becada por Fundayacucho, para aprovechar su celestial melodía y educarse como cantante lírico: “Desde pequeña siempre estuve rodeada de música. Mis hermanos tuvieron un conjunto de gaitas y mi mamá tocaba guitarra y cantaba tangos. De todo ellos quien formalizó su amor por la música fui yo. Cuando viajé a Italia, para efectos de canto lírico, estaba en una edad muy avanzada. Sin embargo, me formé en el área y regresé a mi Maracaibo con la intención de dar clases de canto y tratar de ser profeta en mi tierra”. Sus triunfos los ha cosechado en la inmensa cantidad de alumnos que ha tenido a lo largo de sus veinticinco años en el Conservatorio de Música “José Luis Paz”, los doce años impartiendo la cátedra Educación de la Voz en la Unica, y su experiencia vocalizando reconocidos coros como Antiphora y el Orfeón de LUZ: “Nunca quise ser famosa o tener hacer carrera internacional, sino dedicarme a lo que amo hacer: enseñar. Lo más gratificante de todo este viaje ha sido ver que del trabajo diario que vas construyendo nace una persona realizada como cantante. Me enorgullece haber sembrado la semilla para que muchas personas más trabajen ahora la técnica vocal”. Mientras compositores venezolanos como Juan Belmonte y Lucidio Quintero brindan sus obras para que Linda las estrene, ella alterna su talento como profesora del Sistema Nacional de Coros formando nuevas voces. Aunque su meta es grabar un disco que le permita dejar un legado tangible, para su numerosa legión de alumnos son ellos el verdadero legado que la “Profe Linda” ha dejado a su paso con su voz, alma, clase y técnica. A.B.