GRUPO TENDENCIA

Carmen de Djuro, la perfección de Focus

Carmen de Djuro, la perfección de Focus

https://www.tendencia.com/2008/carmen-de-djuro/

Carmen de Djuro, la perfección de Focus

Perfiles

1 diciembre, 2008

DJURO, Alex

“Allá vienen los maracuchos”, se les oía decir amigablemente a la competencia de Carmen de Djuro y su empresa Focus, en las exposiciones que se celebraban lejos del Zulia. El tono afable era lógico; los asiduos a las exposiciones y shows petroleros se conocían entre sí, pero sobretodo entendían mejor que nadie que en su trabajo todo se planificaba en seis meses, se ejecutaba en una semana, y que sus stands de quince metros cuadrados eran un reto. Viviendo entre comunicadores sociales y diseñadores, Carmen aprendió desde 1986 los criterios necesarios para triunfar en este mundo de contratistas y gigantes corporativos, un destino muy distinto al que le deparaba su título en Labor Social de la Universidad Católica “Andrés Bello”. De su Cuba natal se mudó a los catorce años a Caracas y a los veinticuatro empacó de nuevo sus maletas hacia Maracaibo para casarse. Luego de trabajar en programas de gobierno e impartir clases en la URU dentro de la Facultad de Ciencias Políticas, decidió sumarse al esfuerzo de su esposo Alex para crear su propia empresa dedicada a la organización y planificación de eventos, Focus: “Todo lo aprendí sobre la marcha. Trabajábamos mucho con congresos, jornadas médicas y exposiciones. Nos dividíamos el trabajo, mientras él hacía los videos, yo me encargaba de las exposiciones y mis tres hijos Alex, Daniel y Juan, me ayudaban a montar el stand. Eran meses de trabajo para presentarlo todo en una semana. Los armábamos en tres días, los manteníamos en tres días y los desmontábamos en un día. Llegamos a tener hasta quince clientes al mismo tiempo en un show petrolero”. Su experiencia y labor se reconocieron tanto que fueron contratados para montar los stands de todas las exposiciones que Petróleos de Venezuela celebraban en todo el país: “Viví cosas muy bonitas con la gente que para esa época hacía lo mismo que nosotros. Aunque éramos competencia, había mucha camaradería; si a alguien le hacía falta algo, el vecino de al lado ayudaba sin problema. Son recuerdos que me marcaron”. Su último show petrolero fue en 2002 y a partir de ese momento, Carmen regresó a su primer amor: la labor social. Hoy trabaja desde Nueva York ayudando a otras personas que se encuentran lejos de casa: “Fui dos veces inmigrante y por eso ahora me esmero por ayudar a la gente que ha pasado por lo mismo que yo”. A.B.