GRUPO TENDENCIA

Julio Montoya, un luchador social

Julio Montoya, un luchador social

https://www.tendencia.com/2012/julio-montoya/

Julio Montoya, un luchador social

Perfiles

1 julio, 2012

DONDYK+RIGA

Para Aristóteles la Ley es la razón desprovista de pasión, pero la experiencia del diputado Julio Montoya confirma que la pasión es imperante en esta labor. Se formó como educador, es político de profesión pero se define como luchador social. Para él, un servidor público es en esencia un comunicador y por eso se formó como periodista en la Universidad Católica Cecilio Acosta. Su vocación social nace en la familia. Su padre fue un niño de la calle. Las dificultades que vivieron para salir adelante imprimió en Julio la responsabilidad de aportar ayuda. Sus hermanos eligieron poner su granito de arena desde la religión, pero el joven oriundo de Cabimas sabía que podría ayudar en otros ámbitos. Sus primeros pasos en la política los dio como presidente del Consejo Estudiantil de Humanidades en LUZ. Con sólo treinta y un años ingresó a “Las Grandes Ligas”: el parlamento. Fue parte del Congreso Nacional previo a la reforma constitucional y, actualmente, cumple su segundo periodo en la Asamblea Nacional representando al municipio San Francisco. Su polémica gestión ha denunciado hechos de corrupción con la convicción de que la honestidad es la clave para la reconciliación del país. La práctica le enseñó que el debate es la base de la democracia: “el adversario político no es tu enemigo, es sólo un hombre que piensa distinto a ti”. Sus responsabilidades lo obligan a vivir entre Caracas y San Francisco, y ello ha generado para Julio el mayor sacrificio de su carrera, que es estar lejos de sus tres hijos. La llegada de su primer nieto ha sido una nueva alegría en su vida y a su corta edad ya ve en él actitudes de líder. De niño soñaba con ser aviador pero hoy vuela con otras ilusiones. El próximo año se postulará como candidato a la alcaldía de su municipio y aspira ver a una Venezuela con una economía diversa, impulsada por la producción petrolera. Practica básquetbol con frecuencia pero no es sólo por cuestión de bienestar: “Los deportes enseñan a disfrutar las victorias e interpretar las derrotas”. La música es su segunda pasión, toca cuatro, guitarra, escribe poesía y procura apoyar las artes desde su posición. Para Julio la política no es un poder sino un servicio a la sociedad y su mayor satisfacción es que su administración dé resultados. Posterior a las elecciones presidenciales, espera ver a una Venezuela que entierra el discurso violento y asume la unión como el camino al desarrollo. M.A

Website | Twitter | Instagram