GRUPO TENDENCIA

Ambientalistas del Zulia, garantes de un futuro verde

Ambientalistas del Zulia, garantes de un futuro verde

https://www.tendencia.com/2008/ambientalistas-del-zulia/

Ambientalistas del Zulia, garantes de un futuro verde

Perfiles

1 marzo, 2008

DONDYK+RIGA

Así como una semilla germina con el tiempo y lucha desde lo profundo de la tierra para florecer en la superficie, el grupo Azul nació de la conciencia de un reducido grupo de estudiantes universitarios quienes, al culminar su escolaridad, buscaban trascender con su movimiento pro ecologista en las calles de la ciudad. La formalidad llegó en 1995, sin embargo, los Ambientalistas del Zulia ya tenían veinte años de fogueo en los pasillos de su casa de estudios, LUZ.

Las áreas verdes y recreativas que la naturaleza le regalaba a los estudiantes siempre pagaban las secuelas del caos y el desorden que dejaban a su paso las elecciones universitarias. Ante el deterioro y el maltrato a los alrededores de la institución, los estudiantes acataron el llamado de convertirse en guardianes de un futuro mejor. Contrario a lo que cualquiera supondría, no fueron ni los biólogos ni los médicos los que comenzaron a sumar voluntades. Fueron los matemáticos de la Facultad de Ingeniería, acompañados por algunos de odontología, quienes alzaron la voz contra la injusticia ecológica. Entre ellos estaba Beatriz Nava, hoy secretaria general de Azul, quien desde aquel tiempo confía en que por más pequeña que sea una acción, ello no le resta ni valentía ni importancia: “Éramos y seguimos siendo un grupo que tiene fe en que su granito de arena contribuye en detener el deterioro del planeta. Cuando nos preguntamos qué más podíamos hacer por la naturaleza, surgió Azul”.

Su voz comenzó a sentirse a través de murales alusivos al cuidado del medioambiente –que escondían tras sí grafittis– y su ejemplo inspiró a las demás facultades a unirse. Evolucionaron hasta ser una fundación sin fines de lucro con alcance nacional y con colegas que, bajo el amparo del mismo nombre, luchan por una mejor calidad de vida.

Las actividades de Azul actualmente trascienden a sus murales. La madurez les tocó la puerta y hoy se hacen escuchar con talleres de reciclaje y asesorías para que las empresas petroleras sean amigablemente ecológicas. Pese al paso del tiempo, su semilla permanece en su alma máter esperando que futuras generaciones se atrevan a acatar el llamado de conciencia, el mismo que una vez Azul respondió sin titubear. A.B.