GRUPO TENDENCIA

Segundo Navarro, al ritmo de Maracaibo

Segundo Navarro, al ritmo de Maracaibo

https://www.tendencia.com/2007/segundo-navarro/

Segundo Navarro, al ritmo de Maracaibo

Perfiles

1 marzo, 2007

DONDYK+RIGA

Su nombre es una familiar melodía que se pasea por escenarios y gimnasios en la ciudad. Su labor está integrada a la de instructores y alumnos, que comprendieron el arte y el gusto de poner al cuerpo en forma y en movimiento con Segundo Navarro.

Su carrera, comenzó cuando Segundo, un muchacho de dieciséis años, contempló embelesado una función de ballet, con la particular actuación del primer bailarín Gonzalo Romero. Desde entonces, con la excusa de ir a la biblioteca, asistía a clases con la profesora Grazina Yeropunov en el Ballet de Cámara, dándose años más tarde durante su primera presentación formal, la introducción de su oficio a sus padres. Maravillados, como todo su público, se impresionaron ante la gracia de un bailarín nato, que desde entonces no ha parado: inspirado en su musa y profesor Gonzalo, Segundo impartió clases de gimnasia y jazz en la sala del Ballet de Cámara, independizándose en 1987 con su escuela Jazz Jazz. Esta es su pasión más intensa, el ritmo libre y expresivo del jazz.

En 1991 Segundo Navarro Aeróbicos revolucionó el mundo del ejercicio, siendo su dueño el primero en popularizar los aeróbicos en Maracaibo e incorporar en un mismo espacio una sala de máquinas, baile y un acogedor café.

A finales de 2006 este polifacético bailarín regresó de una larga estadía en el exterior, trabajando en Puerto Rico al lado de la mayor exponente de los aeróbicos en Latinoamérica, María Teresa Mendizabal, explorando el área terapéutica en el Mind and Body Weight Solution Center, y posteriormente formando parte del cuerpo de baile y docencia del Ballet Latino de Virginia, Estados Unidos. “Para mí bailar es la vida; si no bailo me siento muerto”. Y lejos de ello, Segundo está proyectando una compañía que integre los ritmos clásico, moderno y folclórico, una enseñanza sistematizada y personalizada, que saque del alma de cada individuo lo que tiene que dar, en forma de movimientos y piruetas, con un ritmo imparable e imponente, como el que ha mantenido Segundo, primero en aeróbicos, autoridad en técnicas de baile. E.R.