GRUPO TENDENCIA

Marietta Morisco, Fernando y Oscar Vidales, tejedores de una tradición

Marietta Morisco, Fernando y Oscar Vidales, tejedores de una tradición

https://www.tendencia.com/2007/marietta-morisco-fernando-y-oscar-vidales/

Marietta Morisco, Fernando y Oscar Vidales, tejedores de una tradición

Perfiles

1 marzo, 2007

DONDYK+RIGA

La tradición de coser, tejer y bordar está típicamente representada por los Soles de Maracaibo. La mercería Los Girasoles va de la mano con este hermoso oficio, desde su fundación en 1973.

A mediados del siglo pasado el salvadoreño Oscar Vidales paseaba por la Plaza Bolívar y conoció a la que se convirtió en su esposa y madre de su único hijo, Fernando. Raquel Almarza pertenecía a una familia tejedora y, luego de haber hecho carrera con el grupo Belloso y Enelven, decidió dar un carácter formal a su hobby. Dada su preferencia por los girasoles, bautizó así al negocio ubicado en 5 de julio.

Con el apoyo de Oscar –el cónsul más antiguo del país, con casi sesenta años como diplomático de El Salvador– Los Girasoles se muda al Centro Comercial Rafanelli en Delicias, donde permaneció por veintisiete años. Su misión siempre ha sido muy clara: proveer hilos, encajes, torchones, puntas bordadas y cuanto insumo sea necesario a madres y abuelas para la recreación de los momentos más importantes en la vida: bautizos, comuniones, matrimonios. “Este es un negocio de mucha paciencia, quien nos visita pide atención para escoger cada botón según su tamaño y color” cuenta el señor Vidales, a cargo de la sede ubicada en el Centro Comercial Delicias Norte junto a su hijo.

Fernando Vidales, graduado en Ciencias Políticas y Administrativas, ha inyectado un sentido de mercadeo e imagen al negocio, que se cuenta entre los pocos con esta longeva trayectoria en el país. Marietta, su esposa y colega, está al frente de la sede ubicada en el Lago Mall, constituyendo una organización embarcada en los estándares vanguardistas, apreciando las costumbres típicas de la región y apegados a la atención personalizada y de cada caso, importantísimo y sublime, como es el de crear a partir de un hilo la ilusión de un traje o una canastilla. Tal y como han tejido ellos, a lo largo de treinta y cuatro años, una bella tradición. E.R.