GRUPO TENDENCIA

Franklin Curiel, soñador con calidad de vida

Franklin Curiel, soñador con calidad de vida

https://www.tendencia.com/2007/franklin-curiel/

Franklin Curiel, soñador con calidad de vida

Perfiles

1 octubre, 2007

DONDYK+RIGA

“Lección de vida: cumple lo que prometes”. Cuando Franklin Curiel salió de su Coro natal se prometió conquistar el mundo, y en el devenir de la vida el mundo se encargó de recordarle su promesa. En un viaje a Canadá vio la valla más grande que recuerda, dirigiéndole un mensaje en pulcra simpleza: “Think big”. Precisamente “pensar en grande” es el mantra del hombre que convirtió el concesionario Chevrolet de Falcón en el número uno de Venezuela, y en el único en América Latina en obtener la certificación Iso 9001: 2000 en sus procesos de venta de vehículos, repuestos y servicio técnico: “Mi suegro era el dueño de Briguti que, con sus cincuenta y un años, es uno de los más antiguos del país. Debido a la recesión y la mala estructura gerencial casi quiebra; la General Motors le pidió la concesión. En ese momento nos asociamos. Era el reto del siglo: sólo habían catorce empleados, quienes ni siquiera tenían uniforme, y apenas vendíamos cinco carros. Pero cuando tratas de hacer las cosas bien El De Arriba te ayuda. Los primeros tres meses me dediqué a soñar, a pensar en cómo pasar el switch. Aunque el pasado haya sido terrible, no debe ser así tu futuro”. Entonces cobraron protagonismo los talentos de Franklin: sus licenciaturas en Economía y Administración, y sus posgrados en Comercio y en Gerencia de Negocios Internacionales. Su trayectoria como diplomático en varios gobiernos regionales. Su sabiduría como catedrático del posgrado de Economía en el área de comportamiento organizacional. Su experiencia como asesor a través de su firma Global Desarrollos Gerenciales. Briguti fue la oportunidad de demostrar su madera de triunfador: “No fue fácil dejar el mundo para volver al lugar de donde salí. Pero un día, viendo uno de esos carros que dicen ‘De Coro pa’ Maracaibo’ pensé: ‘De Coro para el mundo’…”. Franklin hizo de la palabra “calidad” su nuevo mantra y con ella logró el cambio: “Puedes soñar, pero si no cuentas con un grupo de soñadores no llegas a ningún lado. Reestructuramos el recurso humano, luchamos con la resistencia al cambio y convertimos la calidad en nuestra forma de vida”. Así nació el concesionario donde todos sonríen, donde te llevas tu carro brindando con champaña y donde el piso del taller es blanco. Y aún así Franklin no se detiene, pues para triunfadores como él ni siquiera el cielo es el límite: “Lección de vida: cuando sientes que puedes hacer algo mejor, es porque es así”. Amén. C.W.