GRUPO TENDENCIA

Lucía Gutiérrez, la mística de la belleza

Lucía Gutiérrez, la mística de la belleza

https://www.tendencia.com/2008/lucia-gutierrez/

Lucía Gutiérrez, la mística de la belleza

Perfiles

1 julio, 2008

DONDYK+RIGA

Cada paciente es una meta personal. A su consultorio en Piel Medical Spa llegan personas que anhelan alcanzar una armonía general con su cuerpo y sentirse satisfechos con lo que la medicina estética puede ofrecerles. Lucía Gutiérrez es la médico cirujano que los atiende con paciencia y experticia con el láser. Graduada en Luz y con mentores como Juan Sulbarán y Eduardo Krulig, reconocidos médicos en cirugía cosmética, Lucía aprovechó la oportunidad de tener su negocio propio: “Mi primer trabajo en este campo fue con la depilación láser. Poco a poco me fui dando cuenta de sus bondades de aclarar las manchas, quitar las líneas de expresión y los vasos pequeños. Esos cuatro años depilando me enseñaron lo que pude haber aprendido en un postgrado. Cuando comencé con Piel Medical Spa sabía que ya estaba preparada para realizar consultas médicas”.

La doctora Lucía siempre se ha dedicado a balancear las tres facetas primordiales de su vida: la de madre, mujer y médico: “Mis tres m como las bauticé”. Lucía cree fielmente en todo lo que hace, pero especialmente en su medicina cosmética con la que ayuda a sus pacientes con su apariencia física sin visitar obligatoriamente el quirófano: “La cirugía plástica y la medicina estética son mi pasión. Ambas son un trabajo que te involucra mucho más con el paciente. Se tiene muchísima más responsabilidad con ellos que cualquier otro médico, pero lo que más me complace de mi práctica es que no le inhibe el día a mis pacientes. Ellos salen sintiéndose mejor y confiados porque se ven mejor”.

Para Lucía no hay nada más gratificante que vencer los retos que cada paciente presenta en forma de manchas, piel de naranja, varices o un abdomen flácido: “Me encanta aún más mi trabajo cuando veo cambios positivos en mis pacientes. Cuando a  una mujer con melasma de muchos años se le aclara la piel y me dice: ‘ya no uso maquillaje’; me complace. O cuando una paciente que tiene insuficiencia venosa me dice: ‘doctora ya no me duelen las piernas’, eso me enorgullece”. El premio para Lucía viene al final del día, cuando después de muchos tratamientos le muestra a sus clientes las fotos de antes y después de su cuerpo. La alegría es expresada con gritos de felicidad y palabras de agradecimiento por su notable esfuerzo y su evidente magia con el láser. A.B.

Twitter | Instagram | Facebook