GRUPO TENDENCIA

Alí Rachid, bólido del automovilismo venezolano

Alí Rachid, bólido del automovilismo venezolano

https://www.tendencia.com/2007/ali-rachid/

Alí Rachid, bólido del automovilismo venezolano

Perfiles

1 marzo, 2007

DONDYK+RIGA

En 1948 comenzó la breve historia del automovilismo de rutas en Venezuela. Alí Rachid era un joven de veintisiete años que se ganaba la vida conduciendo un taxi más pequeño que sus aspiraciones. Pero su gusto excesivo por la velocidad lo animó a correr la primera carrera Maracaibo–El Moján en 1949 y, sin saberlo, a dar el primer paso de lo que sería una carrera hacia la gloria: “Yo tenía un ‘crevrolito’ modelo 48 y lo preparé para correr. Por sorpresa gané la carrera”. Cuando se anunció la primera Buenos Aires–Caracas Alí Rachid no pudo evitar inscribirse. No le intimidó competir contra cien pilotos nacionales y extranjeros; simplemente se echó a rodar: “Todos decía que yo estaba loco, que no me dejaran correr. Pero casi gano: quedé de segundo porque se me explotaron dos cauchos”. Impresionado por su faena, al terminar la carrera Diego Cisneros le regaló un Studebaker. En un Jaguar conquistó por primera vez la Vuelta a Aragua y repitió la hazaña al volante de un Ford. Expandiendo sus negocios montó una chivera y con eso pudo comprarse un Oldsmobile del 55 que luego cambió por el auto de su vida, un modelo temido que pocos se atrevían a conducir, pues sólo los más hábiles podían dominar: un Mercedes 300SL, el mismo que en el 55 fue el responsable de lo que históricamente se conoce como el desastre de Le Mans. El gran momento de gloria de este bólido zuliano fue en la Gran Panamericana de México en 1950, donde lo dieron por muerto. Resucitando de su “muerte” obtuvo el tiempo récord, por el que el Libro de Guinness lo consideró el corredor de carreras tipo ruta más rápido del mundo. El fundador de la Escudería Ferrari lo invitó a correr para ellos y Fidel Castro lo pidió para la Carrera de Cuba. Fue Alí Rachid quien organizó la Competencia del Circuito Cerrado en Maracaibo, y cuando se inauguró la Cirunvalación 1 organizó los Quinientos Kilómetros en Maracaibo. Un trágico accidente en la Lagunillas–Mérida propició la aprobación de la Ley en Contra de las Carreras de Ruta en Venezuela y en 1967 Rachid corrió su última carrera. Hoy, a sus ochenta y un años, este hombre (que además fundó cinco emisoras de radio, fue cuatro veces diputados al Congreso y se destacó en el mundo hípico y deportivo) sigue trabajando: “Estoy construyendo unas casas, no puedo quedarme tranquilo”. Y fiel a lo que dice se excusa, pues tiene que visitar a su amigo Manuel. “¿Cuál Manuel, señor Alí?”, y él responde, “Rosales… Bueno, esa es mi historia. Yo quiero mucho a mi país. Buenas tardes”. C.W.