GRUPO TENDENCIA

Reinaldo Zambrano, el guardián del buen respirar

Reinaldo Zambrano, el guardián del buen respirar

https://www.tendencia.com/2006/reinaldo-zambrano/

Reinaldo Zambrano, el guardián del buen respirar

Perfiles

1 julio, 2006

DONDYK+RIGA

Como muchos jóvenes emprendedores, el doctor Reinaldo Zambrano emprendió la labor de hacerse un nombre como otorrinolaringólogo en su ciudad, y hoy puede decir con orgullo que esa meta fue alcanzada. Sus pacientes dan fe de esa realidad: “A pesar de que durante el bachillerato tuve un desliz y consideré ser piloto, lo mío es y siempre ha sido la medicina. Mi mamá me contaba historias de mi abuelo, quien era médico, y eso despertó mi inquietud. Al principio quise ser veterinario, pero finalmente decidí dedicarme a la gente”.

Reinaldo Zambrano comenzó la carrera y superó las vicisitudes de esa época de paros que afectó a la Universidad de Carabobo. El sueño tardó nueve años en consolidarse, durante los cuales aprovechó para trabajar en el departamento de Admisión de la Clínica La Viña. Ese trabajo le dio la oportunidad de meterse en quirófano como espectador y experimentar anticipadamente lo que sería su futuro. En ese devenir, descubrió su vocación: “Buscaba una especialidad donde pudiera crecer. Al principio pensé que sería la cirugía plástica, pero me decidí por la Otorrinolaringología tras conocer a varios especialistas. No me arrepiento, pues hasta mi inclinación por la parte quirúrgica la he llenado con el campo de la cirugía facial”. Gracias a la beca Fundayacucho y al apoyo incondicional de su familia, Reinaldo emigró al Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias de México, donde se formó en Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello: “Desde el primer día no tuve dudas de que estaba donde debía estar. Me cautivó la formalidad del mexicano. Era justo lo que necesitaba: vivir en un ambiente de respeto, con altos niveles de exigencia”.

Hoy, el doctor Reinaldo Zambrano, enriquecido profesionalmente con un diplomado en Polisonografía para el tratamiento de trastornos respiratorios del sueño, ofrece su talento desde su consulta privada en La Viña, donde planea prontamente fundar una unidad de atención integral: “No creo en los protagonismos. La medicina es un trabajo en equipo”. Sin embargo, cumple con su labor social en la Clínica los Samanes de Maracay, donde siente con intensidad lo que realmente significa ser médico: “Mi sueño es envejecer en mi país, enseñando en un hospital, tal y como lo hicieron mis mentores”. C.W.