GRUPO TENDENCIA

Sabrina Seara, el sendero a la internacionalización

Sabrina Seara, el sendero a la internacionalización

https://www.tendencia.com/2018/sabrina-seara-sendero-la-internacionalizacion/

Sabrina Seara, el sendero a la internacionalización

Revista

Un sueño que comenzó a sus 16 años de edad, hoy se ve reflejado en su carrera como actriz de Telemundo. Para esta venezolana nacida en Caracas, emigrar puede describirse con tres palabras: comienzo, desafío y crecimiento; las cuales le valieron para alcanzar las metas que se ha trazado hasta ahora.

11 junio, 2018

HERNÁNDEZ, Manuel

¿Qué te motivó a probar suerte en tierras extranjeras?
Tomé la decisión de buscar nuevas oportunidades de trabajo que, lamentablemente, mi país no me estaba ofreciendo; además de laboral también oportunidades personales. Soy una mujer que le gusta ir más allá del confort, me gustan los retos. No tenía nada que me amarrara a Venezuela, así que decidí arriesgarme y comenzar de cero.

¿Cuál fue tu primera experiencia fuera de Venezuela?
Mi primer proyecto fue en Miami, en la telenovela Pasión Prohibida de la mano de Telemundo, empresa que me abrió las puertas a la internacionalización y me ha hecho sentir en casa desde entonces. Hoy soy actriz exclusiva de esta cadena, no puedo sentirme más feliz de pertenecer a esta gran familia que ha apostado por mí y me ha brindado grandes oportunidades.

¿Cómo describes dicho momento?
Creo que el tiempo de Dios es perfecto. Las cosas llegan cuando estás preparado para asumirlas, pero también creo en la acción y reacción, detrás de las oportunidades que se me han presentado internacionalmente hay muchos años de trabajo, constancia y disciplina.

HERNÁNDEZ, Manuel

¿Qué sentimientos predominaban durante esta nueva etapa?
Soy una mujer muy positiva. Desde que decidí cambiar mi suerte y probar en otras tierras estuve llena de entusiasmo y mucha ilusión, creo que eso es algo que jamás debemos perder. Al principio no fue fácil, me sentía muy sola, sentía nostalgia por mi familia, mi país, mis costumbres… pero en el fondo sabía que lo que hacía era lo mejor.

¿Qué oportunidades vislumbraste en Estados Unidos?
Cuando decidí mudarme tenía 27 años y una maleta llena de sueños, Estados Unidos me estaba dando la oportunidad de crecer, no solo en lo profesional con una gran variedad de opciones en la industria del entretenimiento, también en lo personal; ofreciéndome una calidad de vida que lamentablemente en mi país no tenía.

¿Cómo describes el proceso de adaptación al que debiste enfrentarte?
Vengo de unos abuelos que vivieron la Guerra Civil española, atravesaron momentos muy difíciles y tuvieron que emigrar en busca de un mejor futuro, en ellos tengo el mejor ejemplo de que todo en la vida es la actitud con que lo enfrentes, es una filosofía de vida para mí. Debemos estar abiertos a los cambios y todo lo que ellos traen.

¿Cuál ha sido la mayor satisfacción de instalarte en otro país?
Haber logrado una carrera internacional, y lo más importante, haber encontrado el amor de mi vida: Daniel Elbittar, mi esposo con quien hoy día, junto a nuestro hijo Maximiliano, formamos una hermosa familia.