GRUPO TENDENCIA

Las puntadas de coraje y libertad de Ruth Carter

Las puntadas de coraje y libertad de Ruth Carter

https://www.tendencia.com/2018/las-puntadas-coraje-libertad-ruth-carter/

Las puntadas de coraje y libertad de Ruth Carter

Entretenimiento & Cultura

La llegada de Pantera Negra a los cines tiene eufóricos a los fanáticos del mundo Marvel. La diseñadora de vestuario, Ruth Carter, nos cuenta cómo los trajes se convierten en un personaje más de esta intrépida historia que narra la epopeya del superhéroe y rey de Wakanda en la África del futuro.

7 marzo, 2018

Ruth Carter nunca soñó con ser diseñadora de vestuario para películas. Cuando era niña, simplemente disfrutaba sentarse con sus hermanos a garabatear y colorear. Comenzó a estudiar teatro en la Universidad de Hampton en Virginia, y al no quedar seleccionada como actriz en el primer montaje, asumió casualmente la preparación de los trajes. Disfrutó tanto la experiencia, que se educó a sí misma en el tema, ya que la vacante del profesor de esa asignatura tardó mucho tiempo en ocuparse. Su sed de aprendizaje la llevó a tomar cursos, talleres y pasantías por cuenta propia y terminó trabajando tras bastidores con la compañía de ópera de Santa Fe.

A medida que se apasionaba más por esta rama del diseño, Carter conoció al director Spike Lee, quien le insistió en que se iniciara en el vestuario cinematográfico. Lo hizo más por prueba que por convicción. A la postre, la joven se convirtió en la jefa de ese departamento para las siguientes 14 películas del aclamado guionista y director. Sus atuendos para las cintas Malcolm X (1993) de Lee y Amistad, de Steven Spielberg (1998) le valieron dos nominaciones al Oscar en la categoría de mejor vestuario, así como una nominación al Emmy en 2016 por la serie Roots. Carter también ha sido boceto y dedal en celebrados títulos como El Mayordomo (2013) de Lee Daniels y Selma (2014) de Ava Duvernay. Buena parte de su historial se sustenta en proyectos que abordan la reivindicación de los derechos y valores afroamericanos.

Con esta sensibilidad tan desarrollada, su selección para la nueva cinta de Marvel, Pantera Negra, significó un giro radical de estilo. Uno que, además de requerir de su amplio bagaje en el tema, también significó echar mano de su imaginación. Carter se enfrentó no solo a lo que implica ataviar al primer superhéroe negro que lidera una película de alto presupuesto, sino también a la compleja misión de desarrollar indumentaria de guerra, vestuarios de la realeza, vestimenta civil y otros atuendos propios de un reino de fantasía llamado Wakanda, con raíces africanas recreadas en el futuro.

El resultado es una increíble paleta de trajes que aprovechan los colores, las texturas y las tradiciones de esas tierras con una mirada vanguardista y sofisticada. Los estudios le dieron luz verde para invertir cuanto fuese necesario. Así, Carter diseñó un guardarropa que mezcla prendas y accesorios impresos en 3D y elementos del movimiento afropunk en conjunción con materiales tradicionales traídos de distintos rincones de África.

¿Cómo se incorporó a este proyecto?

– Por lo general, uno se reúne con el equipo de producción de tal película, te hacen una entrevista y, si les gusta lo que propones, luego te llaman. Sabía que tenía que prepararme bien porque estamos hablando de un comic de Marvel que, como todos, tiene muchos fanáticos y es muy importante saber honrar ese legado. Para no aburrir en la entrevista, lo que hice fue presentar mi investigación y mostrarles referencias de lo que a mí me parecía interesante. Poco después me di cuenta de que las imágenes que yo había llevado coincidían con cosas que ellos ya tenían en mente, así que afortunadamente teníamos puntos en común. Mi agente me dijo que tuviera paciencia porque podía pasar mucho tiempo hasta que nos dieran respuesta y resultó que a las dos semanas me llamaron para participar.

¿En qué consistió su investigación?

– Lo primero que hice fue hablar con un amigo que trabaja en el mundo de los comics para que me explicara bien cómo era Pantera Negra, cuál era su historia y cómo era la vida en Wakanda, este reino africano ficticio donde se desarrolla la trama. Necesitaba muchos detalles, porque me parecía fundamental entender qué se esperaba y qué hacía falta recrear. Luego empecé a buscar ideas investigando sobre el arte y la estética de distintas tribus africanas, desde lo tradicional pero también desde lo contemporáneo. Busqué en Internet y aproveché muchos libros que con los años he ido coleccionando sobre el tema; así me fui haciendo una idea de lo que podía funcionar dentro de esta narrativa, haciendo siempre honor a ese folklore. Me fascinó el uso del color que hacen algunas etnias como los Himba, por ejemplo, que se aplican todo el tiempo un rojo arcilla sobre la piel.

¿Cuáles son las tribus que más influyeron en sus atuendos?

– Hay varias que me inspiraron muchísimo. Los colores y las texturas que visten los Dogon en Mali me sirvieron para recrear a la comunidad Jabari en la película, porque son un grupo que vive aislado en un sitio montañoso y se abrigan más. Los Turkana en Kenia, los Masai… Es fascinante ver cómo cada grupo integra en su vestimenta elementos como la pedrería, las semillas, los tejidos, el cuero o los metales, cómo cada uno tiene un significado y a la vez cómo convertirlos en algo que aporte al argumento de la película, porque allí confluyen diferentes comunidades que utilizan la tecnología como parte de su estilo de vida y de defensa.

¿Cómo fue ese proceso creativo?

– Veíamos cómo en ciertas etnias llevan una buena cantidad de anillos en el cuello o en las muñecas y en esta historia nos funcionan también como mecanismos de protección. O puedes usar un manto como los que visten los nativos en Lesotho a modo de escudo si lo haces a partir de un material como el vibranium, por ejemplo. Parte del trabajo fue determinar esos elementos que usualmente se confeccionan de manera artesanal –piezas con cuentas de vidrio o eslabones metálicos, por ejemplo– y replantearlos en goma y materiales sintéticos para que fuesen más funcionales, a efectos de lo que se requiere en una armadura futurista de Wakanda. Es una mezcla de creatividad, funcionalidad, tecnología y tradición.

¿Cómo abordó el traje de Pantera Negra?

– Como ya el personaje había aparecido en Capitán América: Civil War, trabajamos sobre ese diseño que ya existía y lo reinterpretamos. Yo quería que representara más a África y parte de lo que hice fue añadir más textura en la superficie, en lo que sería la “piel” del traje. Por eso usamos un patrón triangular que llamamos Okavango y que en esas culturas tiene un significado espiritual.

¿Cómo ha sido la respuesta de los fans hasta ahora?

– Ha sido increíble. Es maravilloso ver cómo se reúnen y comentan lo que hemos hecho. Honestamente es muy emocionante, porque al igual que ellos, yo esperaba on ansias el estreno de la película para que pudieran ver el trabajo completo en acción. Es divertido porque trato siempre de no hacerme demasiadas expectativas, así que esta vez procuré mantenerme tranquila mientras llegaba a los cines (risas).

Su trabajo en esta película ha sido completamente distinto al tipo de vestuarios que ha desarrollado para otras películas, que suelen ser más bien dramas de época. ¿Fue un desafío para usted?

– Totalmente. Fue sumamente retador pero también muy satisfactorio cuando lo comparo con todo lo que hice antes. Siento que con esta película mi carrera ahora está (casi) completa.

Sigilo y fuerza

El personaje de Pantera Negra apareció por primera vez en el #52 del volumen 1 de los Cuatro Fantásticos, publicado en 1966 bajo la firma de Stan Lee y Jack Kirby. En esta ocasión, el joven T’Challa, interpretado nuevamente por Chadwick Boseman, regresa a Wakanda para ascender al trono después de la muerte de su padre, el rey T’Chaka. T’Challa es también un superhéroe que conjuga atributos y poderes como agilidad, fuerza, inteligencia, experticia en armas, karate y rastreo, habilidades tácticas, sentidos felinos altamente desarrollados. Su traje está confeccionado en un metal ficticio llamado vibranium, que abunda en ese reino, y tiene el poder de absorber los impactos y vibraciones sin sufrir daño alguno.

T’Challa necesita aprovechar todas sus herramientas –tanto como soberano como superhéroe– para vencer a un ambicioso enemigo, que amenaza con sembrar el terror y destruir la paz de Wakanda y el mundo.

Pantera Negra ocupa actualmente los primeros lugares en la taquilla cinematográfica de Venezuela y el mundo.