GRUPO TENDENCIA

Laili Lau se inspira en filosofías japonesas para crear Sabi

Laili Lau se inspira en filosofías japonesas para crear Sabi

https://www.tendencia.com/2017/laili-lau-se-inspira-filosofias-japonesas-crear-sabi/

Laili Lau se inspira en filosofías japonesas para crear Sabi

Moda & Estilo

28 agosto, 2017

La colección toma su nombre del concepto estético wabi-sabi, un planteamiento que resume tres verdades sobre la existencia humana: nada es permanente, nada está completo y nada es perfecto. Es ante todo, una propuesta optimista, ya que invita a descubrir la belleza donde creemos que no la hay y también a reconciliarnos con nuestra propia impermanencia. El wabi-sabi es la respuesta a la obsesión occidental por el perfeccionismo, es darse cuenta que la belleza, en todas sus formas, es finita porque todo lo es.

Wabi-sabi es el zen de las cosas, cosas que se asumen imperfectas, mudables e incompletas. Es también un estilo de vida, un llamado a abandonar los miedos al fracaso, a la incertidumbre y al paso del tiempo… un llamado a crear y a disfrutar la vida.

Para Laili Lau, es sabiduría y serenidad, así como su muestra, es la capacidad de ver belleza en todo lo que nos rodea y poder apreciar los errores naturales o peculiaridades como un aporte a la unicidad. Sabi es también un repaso por sus orígenes y su comienzo: “Quise que esta colección me recordara mucho a lo que había diseñado al principio, con muchos cortes y la holgura que siempre ha sido una constante en la marca, pero que en esta oportunidad se acentúa para obtener más movimiento y soltura.

”El resultado, prendas que despiertan cierta melancolía y que dan la sensación de que han vivido y han ganado con en tiempo elegancia y simplicidad. Sabi es, además, una muestra muy artesanal y llena de detalles, pero a su vez con mucha simpleza, colmada de colores, incluyendo tonos fuertes como el azul marino, nunca antes usado por la marca. “Es más alegre y más llena de vida en comparación con Senderos, mi trabajo anterior. Creo que cada colección refleja mucho el mood personal en el que estoy en un momento específico y en este quise que fuera simplemente hermosa y sencilla, con muchos destellos de luz, gracias a las telas y a las lentejuelas; mientras que la suavidad viene por los tonos que usé”, resume Laili.

Entre los materiales que usó destacan el charmeuse de seda estampado, los algodones, los brocados, el chifón y los jerséis. En cuanto a su paleta de colores, Sabi va por los tonos ocres, beige, rosados y dorados, este último gracias a la influencia del kintsugi, un arte japonés que recompone lo una vez roto para darle más valor. “El kintsugi es una técnica para reparar objetos, como las cerámicas y vasijas, donde se unen las fracturas con barniz o resina espolvoreada con oro. El hecho de reparar las cosas y reusarlas, les da otro significado y un valor agregado que las hace más especiales. No es fácil conseguirlo, pero es bellísimo”, explica la diseñadora.

Aceptar, de nuevo, la imperfección y la fragilidad humana le abre paso a la resiliencia. Si bien en su colección no hay remiendos, vale la metáfora de la exaltación de las cicatrices para sortear tiempos de dificultad, lo que resultó clave en su proceso creativo y se manifiesta tanto en sus diseños como en la imagen. “Hay varias piezas con muchos cortes y tejidos dorados, recordando el kintsugi, mientras que el wabi-sabi se aprecia en la asimetría y en la textura de la ropa, para las fotos utilicé piezas de cerámica artesanales de @cdospuntos @anothermuller @caraquenadechuao, no solo porque me encanta su trabajo sino porque además iba bien con el tema”, comenta Laili.

Sabi es, en conjunto, movimiento, elegancia subestimada y singularidad.

Instagram