GRUPO TENDENCIA

Ser o no ser Influencer

Ser o no ser Influencer

https://www.tendencia.com/2016/ser-o-no-ser-influencer/

Ser o no ser Influencer

Revista

Es un tema que está de moda. Es esa persona que moviliza a una comunidad en torno a sus opiniones. Ser influencer se ha convertido en un trabajo –y uno muy bien pagado si tienes el número correcto de seguidores–. Kiki Pertíñez, experta en comunicación creativa, cuenta desde su punto de vista cómo se mueve el mundo de los influyentes en Venezuela.

16 noviembre, 2016

VELÁSQUEZ, Raymar

A Kiki Pertíñez (@kikipertinezh) el tema de la publicidad no le es ajeno, creció con el concepto desde que su padre estuvo al frente de una de las agencias más exitosas de Venezuela. Más de 20 años en el medio y una empresa de comunicación creativa que dirige, Ekipao, son aval para permitirse categorizar a los influyentes en este suelo. Por eso sabe que el influencer es aquella persona que genera una conexión emocional con sus seguidores, y en un país con una carga tan grande de estas, muchos son los que pueden llegar a tocar esa fibra en cualquiera de sus variaciones.

“Obviamente quien es influyente en un lugar no lo es en otro, o quien lo es para un grupo a otro ni le importa”, comienza diciendo la experta. Es allí donde inicia el juego de hacerse notar para todos. Por eso existen los influyentes buenos, malos, los que se crean por polémica y los cortoplacistas, por citar algunos.

Aquí se puede explicar el tema con casos. Uno de los ejemplos que cita Kiki es el de Erika de La Vega (@erikadlvoficial), quien a su juicio dio vida a un personaje en redes sociales –creado por ella o no– que “es sensacional” porque hace que personas de diversos sectores y gustos la sigan. Sin embargo, -allí viene el pero-, hay que mencionar que la presencia del influencer muchas veces determina su permanencia en el gusto de sus seguidores, por eso piensa que al ella irse del país mantiene las cifras de fanáticos en sus redes, pero ya no es tan influyente como antes. Algo que también le ocurrió a Alex Goncalves (@elalexgoncalves), “quien fue uno de los pioneros en la red social Snapchat en Venezuela, pero que perdió público cuando anunció su mudanza a otras tierras”.

VELÁSQUEZ, Raymar

Por eso es tan importante, según Kiki, que la agencia haga un análisis concienzudo de la persona a quien le va a confiar su marca, porque es indispensable que exista una relación, una afinidad entre ellos para que sea exitosa la campaña para la que se traza la estrategia. “Es necesario evitar la muletilla de utilizar un influencer para todo, actualmente existe una especie de lista de unas diez personas que se llaman en cualquier ocasión en nuestra comunidad”. Vuelve a los ejemplos y cita a Norkys Batista (@norkys_batista), quien es la persona pública con mayor número de seguidores en Instagram en el país, alguien a la que podría confiársele por sus características, gustos y tipo de trabajo, argumenta la experta, cuentas dirigidas al target masculino, pero jamás la cuenta de un banco.

Rebeca Moreno (@rebekkamoreno) hablando de otro caso, ha hecho del oficio de ser mamá su nicho y por eso se mueve en él y quienes transitan por ese espacio saben que ella es la persona indicada para hablar de fiestas infantiles, decoración o ropa de niños. Por eso es tan importante que el mismo influencer sepa cuál es su tema a tratar y allí desenvolverse.

Este sigue siendo un oficio muy subjetivo, para el que existe un manual pero tal vez no se hayan inventado las reglas. Por eso considera Kiki Pertíñez que casos como Luis Chataing (@luischataing) entran en el renglón de influencers que no entienden la marca. “Él hace cada vez menos esfuerzo por introducir la mención dentro de su lenguaje, simplemente copia y pega la publicidad”. Sin embargo, eso al cliente no parece importarle, porque la polémica que levanta y el número de seguidores con los que cuenta, juega a su favor para mantener su estatus.

En este país, la televisión, que era el medio más cotizado en una época, pasó a un segundo plano y por eso ahora en redes sociales hay muy buen dinero para las personalidades que se destaquen, pese a esto para la publicista la importancia de ese personaje que seguimos, admiramos, al que le creemos y por el cual hasta compramos un producto, no radica en la cantidad de seguidores que tenga, sino en la calidad de quienes lo acompañan en su camino de ser influencer.

VELÁSQUEZ, Raymar