GRUPO TENDENCIA

El problema eléctrico y el país a media máquina

El problema eléctrico y el país a media máquina

https://www.tendencia.com/2016/revista-time-presenta-sus-100-mas-influyentes-de-2016/

El problema eléctrico y el país a media máquina

Noticias

Varios reportes de diferentes partes de Venezuela confirmarían que la crisis eléctrica se está agudizando.

25 abril, 2016

Bishnu Sarangi / Saragib (Via Pixabay. Licencia Creative Commons CC0)

El fuerte programa de racionamiento eléctrico a nivel nacional, el deterioro de la red de energía en todo el país, las inclemencias temporales en algunas regiones, la sequía que afecta a los embalses que surten agua a las principales generadoras y las poco efectivas medidas adoptadas por el gobierno para enfrentar la situación, componen el caldo de cultivo que pone a Venezuela al borde de una catástrofe energética sin precedentes en su historia.

Con la aplicación del nuevo esquema de 4 horas de suspensión de energía diaria por regiones el problema está lejos de solucionarse, ya que las mismas autoridades han admitido que esta solución temporal se hace en espera de que lleguen las lluvias, carguen nuevamente los embalses de agua y se reinicie paulatinamente el suministro eléctrico a todo el país con normalidad. Si ese es el panorama oficial expuesto, la pregunta que queda en el aire es ¿Y si no llueve?.

La evidente improvisación en el tema eléctrico, la cual viene dándose desde hace años, ha puesto a las autoridades en un callejón sin salida ahora que el fenómeno climatológico del Niño ha arreciado provocando una fuerte sequía. Lo que antes podía erigirse como una excusa entendible para justificar la pobre calidad del suministro eléctrico a nivel nacional, es ahora un elemento de presión adicional, al tiempo que se recrudecen otras necesidades entre la población como el suministro de agua, calidad en las comunicaciones nacionales e internacionales, servicios de salud óptimos, seguridad y la justa distribución de alimentos.

Pero, en lo que al racionamiento se trata, miles de quejas se elevaron durante su primera jornada. En varios sectores del estado Zulia la luz se fue desde la madrugada y en algunos de ellos no volvió hasta bien entrada la mañana, todo porque una lluvia hizo caer más de 40 circuitos y provocó la explosión de varios transformadores. Y eso lo provocó una simple lluvia, la misma lluvia que se clama para que llene los embalses. Es obvio que el problema, entonces, no es sólo la falta de agua en los embalses.

En Caracas, ciudad en la que no se aplicará el racionamiento por ser, como lo expuso el gobierno, “sede de todos los poderes públicos”, la luz se fue también. Fallas eléctricas diversas afectaron varios sectores de la capital, incluyendo hospitales y centros de salud, generando caos y quejas de los ciudadanos. Para los capitalinos, el racionamiento no va, pero de igual modo tuvieron una pequeña muestra de lo que vivirá el resto del país, diariamente, durante poco más de un mes. Otro escenario que deja en evidencia la grave improvisación por parte de la cartera de energía.

Un número: 8.250. Esas fue el total de fallas eléctricas que se registraron en el país durante la primera jornada del racionamiento previsto por 40 días. Aun no llegan las lluvias, y cuando llegan empeoran todo. Ya no se sabe si el remedio es peor que la enfermedad, lo cierto es que esta situación desnuda una realidad imposible de tapar. Esperemos que la lluvia, junto a la responsabilidad de las autoridades competentes, puedan devolverle al país un servicio que, más que un servicio per se, es un derecho humano. Al menos es lo que se espera en un país de esta categoría.

(Con Información: La Patilla)