GRUPO TENDENCIA

Helene Breebaart, una dama influyente en la moda

Helene Breebaart, una dama influyente en la moda

https://www.tendencia.com/2016/helene-breebaart/

Helene Breebaart, una dama influyente en la moda

Perfiles

1 febrero, 2016

 

Revista_Tendencia_80_Perfil_Helene_Breebaart_2

ASSENZA, Francesco

La primera vez que esta francesa visitó Panamá en 1968 era una veinteañera y trabajaba como representante en el lanzamiento de la nueva línea de maquillaje de Christian Dior. De su paso por latinoamérica, el Caribe y Canadá —como comisionada de la marca— conservó siempre una profunda admiración por esta tierra del sureste de América Central.

Helene Breebaart vivió los primeros años de su juventud en Francia, de donde conserva grandes recuerdos. De ellos atesora su amor por la costura, desde pequeña confeccionaba sus propios vestidos. Hoy, a sus 73 años, es una de las diseñadoras más queridas y respetadas en Panamá, 37 años de trabajo así lo confirman.

Es amante de lo convencional. Hace cuatro décadas se radicó en el país y se especializó en la mola, arte textil tradicional desarrollado por la etnia Guna en Panamá. Adoptó esta técnica para crear sus diseños que hoy no solo visten a la mujer elegante sino a importantes figuras públicas como a primeras damas de este país y de otras latitudes.

Mujer aventurera, llegó a conocer la zona de Guna Yala donde reside esta comunidad indígena después de tomar clases de vuelo para ver a su esposo, quien trabajaba a cientos de kilómetros de distancia. Helene es una mujer sencilla, humilde, con un notable acento francés, amante de la naturaleza. Su inspiración nace de los recursos naturales y sus piezas convergen entre lo clásico, lo tradicional y lo moderno.

“Para mí es mucho más complicado hacer un vestido que hacer un edificio. El edificio es fijo, estático, mientras que el vestido tiene que moverse y adaptarse a la silueta. Con mi trabajo no solo quiero vestir el cuerpo sino también el espíritu de una mujer”.

Revista_Tendencia_80_Perfil_Helene_Breebaart_1

ASSENZA, Francesco

Su taller de confección es su casa, su hogar. Mide unos 800 metros cuadrados y está ubicado en Obarrio, una de las áreas residenciales más exclusivas en Ciudad de Panamá. Sus paredes muestran colores cálidos que lo hacen acogedor. Allí no solo confecciona y crea, sino que además vive. Su mayor satisfacción es recibir a sus dos hijos y a sus ocho nietos.

Helene es católica de ascendencia judía. Su afición por los aviones se la debe a su abuelo, quien alcanzó el record de ser el primer hombre en el mundo en volar a mil metros de altura en 1912. Es una mujer familiar y no olvida sus raíces. Cada año emprende vuelo a Francia para estar presente en el cumpleaños de su madre, quien está a poco de cumplir 100 años.

Considera que parte de su éxito se debe al trabajo en equipo. Desde hace 37 años labra su trayectoria en la moda y presenta al menos dos colecciones por año. Sus creaciones se han exhibido en pasarelas de países como Colombia, Ecuador, Costa Rica y Salvador. Helene está agradecida profundamente con Panamá. “Es mi nido, es un país fabuloso, es el cordón umbilical de las telas. Es un país de oro”. A. T.