GRUPO TENDENCIA

Luisa Marcano, confesora de estrellas

Luisa Marcano, confesora de estrellas

https://www.tendencia.com/2013/luisa-marcano/

Luisa Marcano, confesora de estrellas

Perfiles

1 octubre, 2013
*CAMACHO*, Álvaro

CAMACHO, Álvaro

Con sus relatos se podrían escribir telenovelas paralelas. Los diez minutos que los actores pasan por su silla, antes que se enfrenten al famoso “cámara y… acción”, es para ella su momento creativo. Luisa Marcano es la jefa del departamento de maquillaje de Venevisión. En su “trono” se han sentado estrellas consagradas y actores noveles.

Zuliana de nacimiento. De Maracaibo salió cuando estaba por cumplir los dieciocho años; cuatro años más tarde entró Venevisión de la mano de la actriz Lucila Herrera, como ayudante, maquillando extras.

Sus cincuenta años de carrera —cuarenta y siete de ellos en el canal de La Colina—, dan fe del pulcro trabajo que forjó desde los camerinos. Los artistas la conocen como “mamá Luisa” o “la maracucha”. Disfruta del bajo perfil de su oficio, el que compara con el de psicólogos, médicos y confesores. Amelia Román, América Alonso e Ivonne Attas fueron sus primeras “pacientes”.

Ama su profesión como pocos. Le cuesta encontrar momentos negativos en sus recuerdos. No cree en las divas y divos de la televisión. Para ella, si existen, “deben estar en la pantalla porque en mi silla todos caen rendidos”, dice.

Las Amazonas (1985), El Sol sale para todos (1986), Lucecita (1967) y La Mujer Prohibida (1991) fueron sus culebrones consentidos. Sin modestia cuenta cómo le colocó papel toilette en la cara a Martín Lantigua para la máscara del Jorobado de Nuestra Señora de París, o le tejió cuatro pestañas en el ojo a Amelia Román para su papel de “La Waica” en La Mujer Prohibida.

Ni Lupita Ferrer pudo resistirse. A la primera actriz le colocó latex y clara de huevo para hacerla de mayor edad en una de sus producciones. “Ella, que es tan delicada con su cara”, admite sobre quien fue uno de sus retos. Del grupo de las exigentes sale a relucir Hilda Abrahamz, a quien casi de inmediato la califica como “toda una dama”.

A La Chinita y La Guadalupe les pide a diario por que le mantengan su pasión por el trabajo. ¿A quién le falta por maquillar? “No sé quién me falta y el que me falte que venga”. Y es que por sus manos no solo pasaron los criollos. Los hermanos Jackson, Sarita Montiel, María Félix, Mario Moreno “Cantinflas” y Libertad Lamarque también se hicieron retocar por Luisa Marcano, cuando se enteraron que además era la estilista personal del expresidente Rafael Caldera. N.P.C.