GRUPO TENDENCIA

Gloria Collell, la maestra del vino

Gloria Collell, la maestra del vino

https://www.tendencia.com/2013/gloria-collell/

Gloria Collell, la maestra del vino

Perfiles

1 julio, 2013

JUAN DE LOS MARES

Gloria Collell no tuvo cuestionamientos al enfrentarse a la decisión vocacional por la que todo joven pasa: “Nací en una familia de vinos. Desde el nacimiento, mi familia se dedicaba a ese mundo y para mí no era una opción (profesional) porque lo tenía cada día en casa. Por lo cual, decidí estudiar abogacía”; pero apenas un año después de comenzar la carrera, el universo que le había rodeado durante toda su vida la llamaba a gritos.

Después de estudiar Enología en una escuela a las afueras de Barcelona, trabajó como consultora en una bodega cerca de la región, tiempo en el que se dedicó al aspecto productivo y menos comercial de su profesión. Años después, en el 2000, se une a la empresa española productora de vinos espumosos, Freixenet, y desde entonces, bajo el título de embajadora, visita anualmente un gran número de ciudades alrededor del mundo, buscando compartir la pasión y el conocimiento que la viticultura ha sembrado en ella por medio del contacto directo con restaurantes y distribuidores locales, así como catas y maridajes abiertos al público.

Desde el 2010, como propuesta de la familia Ferrer, dueños de Freixenet, nacen los vinos Mia, un proyecto que combina la producción insigne 100% española de la marca y el aporte muy personal de Gloria. Su participación en cada etapa del proceso, desde la selección de las uvas hasta el diseño del empaque y presentación emerge desde el deseo de crear vinos accesibles, fáciles de tomar, como los que comparte entre amigos en las catas a ciegas que hace en casa las noches de los jueves.

Durante un maridaje, Gloria guía a los invitados por un viaje sensorial. Dinámica y entretenida, da nombre a los vinos, llena las copas desatendidas y pide opiniones a los comensales antes de sentarse, probar bocados y reiniciar el ciclo. “Me gusta mucho hacer feliz a la gente. Que disfruten, que aprendan; de alguna forma, enseñarles. De no haber sido enóloga, pude haber sido abogada, tal vez hasta maestra. Probablemente, pude entrar al mundo de la gastronomía, abrir un restaurante y servir los mejores vinos”. Con sólo algunos prospectos de profesiones alternativas, a sus cuarenta y cuatro años, todos los caminos de esta catalana la llevan a la copa. K.G.D.

Twitter | Instagram | Facebook