GRUPO TENDENCIA

Nana Cadavieco, calma después de la tormenta

Nana Cadavieco, calma después de la tormenta

https://www.tendencia.com/2012/nana-cadavieco/

Nana Cadavieco, calma después de la tormenta

Perfiles

1 mayo, 2012
*CAMACHO*, Álvaro

CAMACHO, Álvaro

Pareciera que en el rock venezolano, los hombres dominan la escena. Pero el desafío y la feminidad han logrado hacerse espacio bajo el nombre de Nana Cadavieco. Sí, su apellido recuerda a cierta banda que marcó la música venezolana en los noventa pero esta joven músico ha logrado una trayectoria independiente pero influenciada por el pasado que la precede. En las venas de su familia siempre han corrido las artes y la música. Una casa vibrante de rock, blues, soul y hasta flamenco fue el ambiente en el que Nana se vio crecer. Aunque hace quince años que se dedica profesionalmente a la música, desde pequeña, componía canciones en el piano y aunque parezca sorprendente, de aquella época datan algunos matices plasmados en su primer álbum como solista, Exposé, el cual no llegó de la nada. Antes de esto, su trabajo junto a Gaêlica y Masserati 2lts fueron una suerte de iniciación para dedicarse al escenario y la música: “Ambos fueron universidades. De su calidad humana y talento artístico he aprendido más de lo que pude imaginar.” Con su hermano Rafael Cadavieco, quien había pasado un tiempo alejado de la música, grabó las baterías de Exposé, producto de un llamado a traerlo de vuelta al ámbito. Mediante los temas de este álbum se puede llegar a la sincera y meticulosa pero ansiosa personalidad de Nana. A pesar de que confiesa que actualmente haría muchas cosas distintas, se siente orgullosa de la producción: “lo escucho con cierta nostalgia pero lo sigo sintiendo honesto. Es un buen retrato del momento en que lo hice”. Sin embargo, la producción es importante pues, en su carrera de solista, marca el camino de la búsqueda y se convierte en un retrato de emociones y una ventana a través de la cual ser expuesta. Aún así, las experiencias que dieron este fruto han empezado a quedar en el pasado a medida que su segunda producción cobra forma. En medio de interminables horas de creación, enérgicos espectáculos y viajes, poco tiempo le queda para sí misma. Sus ratos tranquilos llegan, afortunadamente, en compañía de quienes más admira, un cercano núcleo: “no me queda mucho tiempo para otras cosas pero disfruto estando con mis amigos, y sobre todo con mis padres y hermanos, los seres humanos más increíbles que conozco”. Con ellos comparte la satisfacción última de hacer música: mirar desde afuera su trabajo, ver sus videos en la televisión y escuchar sus canciones en voces desconocidas conectadas con la exposición y la fuerza que es su música. M.O.

Twitter | Instagram