GRUPO TENDENCIA

Lía Bermúdez, escultora de una urbe contemporánea

Lía Bermúdez, escultora de una urbe contemporánea

https://www.tendencia.com/2011/lia-bermudez/

Lía Bermúdez, escultora de una urbe contemporánea

Perfiles

1 Septiembre, 2011
*DONDYK+RIGA*

DONDYK+RIGA

A orillas del Lago de Maracaibo, en medio del bullicio del casco central de la ciudad, se levanta con su inconfundible arquitectura y vibrantes colores el Centro de Arte de Maracaibo Lía Bermúdez. Es la manifestación física del sueño de una mujer que no se define a sí misma como artista, sino como creadora. Una persona que observa y trabaja desde el corazón en pro de una ciudad que, a pesar de no ser suya de nacimiento, se ha instalado de manera imborrable dentro de sí. El nombre Lía Bermúdez es patrimonio “no oficial” de la región desde que, hace más de diecisiete años, fundara uno de los bastiones artísticos más importantes del país. Una idea que, según ella misma cuenta, surgió por la ignorancia general respecto a la cultura: “Creían que eran las bellas artes y no, eso no es la cultura, la cultura es general: las tradiciones, el folclor y el patrimonio. Lo que hacía falta era difundir lo que ella representa para un pueblo, que esas expresiones se pusieran en un sitio digno”. Fue en Caracas, su tierra natal, donde tuvo el primer contacto con lo que se convertiría en una pasión: la escultura. A muy temprana edad y dentro de un taller de la Escuela de Artes Plásticas de Caracas conoció el barro, la madera y el cincel, familiarizándose poco a poco con los materiales y técnicas que la acompañarían de por vida. Llegó a Maracaibo a mediados de los años cuarenta gracias a su esposo y el destino. Con tan sólo avistar el Lago y la arquitectura típica de la ciudad fue suficiente para enamorarse: “Mi sorpresa fue llegar a una ciudad como esta, con una riqueza cultural excepcional, un lugar que no se parece a ningún otro en Venezuela”. La formación que había dejado atrás en Caracas fue continuada en las aulas de la Escuela de Artes “Julio Árraga”, donde se relacionó con personajes de la talla de Jesús Soto y Hesnor Rivera, quienes más que colegas se convirtieron en amigos. Su larga carrera como profesora, escultora, y hasta secretaria de cultura del estado, le ha dejado como mayor satisfacción las enseñanzas y experiencias obtenidas, sin embargo, afirma que aún le queda mucho por hacer, principalmente, poner en marcha un ambicioso proyecto para un Museo Ecológico dedicado a promover la conservación del Lago que tanto le ha maravillado. M.P.