GRUPO TENDENCIA

Doctor Yaso, el humor como medicina

Doctor Yaso, el humor como medicina

https://www.tendencia.com/2011/doctor-yaso/

Doctor Yaso, el humor como medicina

Perfiles

1 julio, 2011

DONDYK+RIGA

Una sonrisa son sus cartas de presentación. Ofrecen una mirada sincera mientras convierten los sueros en peceras y los estetoscopios en celulares. Son auténticos, detrás de cada una de sus acciones hay una emoción que lo motiva. Curiosos, no pretenden divertir sino divertirse. Explorar, aprender y relacionarse es la forma de vivir de los 800 voluntarios de Doctor Yaso, entre quienes se encuentran: María Angélica Alfonzo y Ghandy Aboul, coordinadores de la sede en Maracaibo; y Yelitza Bergel y María Lourdes Fuentes, voluntarias. Con sus acciones sensibilizan a una sociedad tan polarizada como la venezolana y promueven en ella una actitud solidaria. Su objetivo es llevar la estrategia del Payaso de Hospital a los centros médicos para desdramatizar estos espacios. Con respeto y con la ayuda de una amigable nariz roja transforman el estrés y la ansiedad en confianza y seguridad a la hora de manejar los miedos. Con quince sedes en todo el país, son vistos en hospitales, ancianatos, comunidades y en lugares donde requieran de sus buenos oficios: “Muchas veces, en centros comerciales conseguimos personas más depresivas de las que conseguimos en un hospital”, admite Ghandy. Formalmente, tienen cinco años establecidos, sin embargo, la historia de Doctor Yaso se remonta al 2005; posterior a la vaguada que tocó al estado Vargas, un grupo de artistas comenzó a realizar funciones empleando la terapia de la risa para los damnificados que se encontraban en los albergues. Luego de la primera sede en Caracas, la siguiente parada fue Maracaibo y así consecutivamente hasta formar una franquicia social que ha visitado a alrededor de 127 mil pacientes y familiares. Doctor Yaso cuenta con voluntarios de todo tipo, desde una señora que vende flores en la calle hasta empresarios muy reconocidos. Todos ellos están formados bajo la técnica de Clown, en la cual las personas no tienen paradigmas en su vida. “Cuando somos niños nos dicen: ‘No hagas esto’, y te van normalizando en cómo quieren que tú seas. El Clown devuelve esa libertad de jugar sin que nadie te diga cómo. No somos payasitos de fiestas, ni hablamos bonito en tono agudo. Simplemente somos como somos”. Su meta es clara: posicionarse como en otros países y por qué no, traspasarlos. En España, Canadá y Estados Unidos existen clínicas donde es obligatorio contar con payasos de hospital ya que se ha demostrado que las personas con un buen sentido del humor son más receptivas a sus medicamentos. “No hay un momento preciso para ser feliz. Lastimosamente la sociedad piensa: cuando tenga mi carro o cuando me case y tenga tres hijos seré feliz. Siempre buscan algo que les falta para ser felices. El payaso lo único que te recuerda es que este es el momento de ser feliz. Vívelo”. A.B. 

Website | Twitter | Instagram | Facebook