GRUPO TENDENCIA

Rolando Torres, la sonrisa de una ciudad

Rolando Torres, la sonrisa de una ciudad

https://www.tendencia.com/2009/rolando-torres-sonrisa/

Rolando Torres, la sonrisa de una ciudad

Perfiles

1 marzo, 2009

DONDYK+RIGA

Todas las mañanas el trayecto de cincuenta metros que recorre Rolando Torres, entre su auto estacionado y su consultorio en el Hospital “Adolfo Pons”, se transforman en treinta minutos de numerosas muestras de cariño y agradecimiento de parte de pacientes y conocidos. Tanto reconocimiento tiene su justificación. Con treinta y ocho años de edad, Rolando es un odontólogo cirujano dedicado y especial con cada uno de los pacientes que atiende por el Seguro Social. Más allá de la tradicional extracción de cordales y los implantes que caracterizan la rutina diaria de un odontólogo, Rolando se enfrenta todos los días a complejas  cirugías de fracturas de mandíbulas y tumores que arriban a la sala de emergencias del hospital: “Son mis retos cotidianos. En mi trabajo ayudo a la gente en emergencias que son muy difíciles de ver en consultorios privados. Se atienden muchísimos y diferentes casos. Es un trabajo en el que tienes que pensar rápido, solucionar y estar preparado para lo que venga, porque los pacientes con cualquier problema en los dos tercios de la cara hacia abajo los debo atender yo. Al final del día siempre me pregunto qué me tocará hacer mañana y siempre me queda la curiosidad”. Su trabajo en la emergencia del hospital es una labor social que Rolando emprende todas las mañanas con un optimismo capaz de  vencer el miedo y los nervios de tan complicado oficio. “Todos los días es necesario estudiar y estar preparado psicológicamente. Puedo ver cualquier cosa y no puedo mostrar dudas. En la emergencia uno es el cirujano y es en uno en quien están confiando los pacientes”. Aunque el mundo de la medicina hoy es su pasión, ella no estaba entre sus planes de pequeño. Lo suyo era el dibujo y la arquitectura, deseo que cumplió estudiando Diseño Gráfico a la par de odontología. En su consultorio de las tardes en la Clínica D’Empaire las paredes están adornadas con algunas de sus pinturas, como señal de un talento que sigue vigente pero en unas manos que ahora viven para el arte de sanar. “En la odontología hay que tener esa misma habilidad manual que podría emplear en la pintura, así que en parte he sabido combinar mis habilidades con mi pasión, la cirugía”. A.B.