GRUPO TENDENCIA

Marlene Arrieta, artífice de momentos especiales

Marlene Arrieta, artífice de momentos especiales

https://www.tendencia.com/2009/marlene-arrieta/

Marlene Arrieta, artífice de momentos especiales

Perfiles

1 octubre, 2009

DONDYK+RIGA

“Nuestro trabajo es hacer realidad todo lo que el cliente desea para su fiesta”. Ésa es la filosofía que le ha valido a Marlene Arrieta más de quince años de éxitos en la organización de eventos. En la firma Héctor Silva Vega, el diseñador zuliano brinda el talento y Marlene, como su administradora, aporta la mística de trabajo. Desde que realizara su primer evento con motivo del quince aniversario del Colegio Universitario Monseñor Talavera en Caracas, cambió sus estudios de Idiomas Modernos en LUZ por el mundo del protocolo y la logística. A su regreso de la capital, el cargo vacante de administradora del servicio de recepciones en El Guacamayo atrajo su atención. Sin embargo, cuando llegó a la entrevista, el dueño tenía otros planea para ella en el Departamento de Eventos: “Mi trabajo era estar sentada tras un escritorio, recibir a los clientes y llenar sus contratos. Pero yo no me podía quedar quieta, hacía de todo: me quedaba a ayudar en las fiestas, organizaba el protocolo, recibía a los proveedores, decoradores y hasta en la cocina llegué una vez a colaborar. Trabajando allí conocí a Héctor, en una de sus tantas decoraciones. Él siempre me decía bromeando: ‘Un día te vas a venir a trabajar conmigo’”. La experiencia organizando recepciones la llevó a trabajar por su cuenta, hasta que a su puerta arribó una oferta de la entonces primera dama de la Alcaldía de Maracaibo, Evelyn de Rosales, para asumir la Gerencia de Cultura de la Fundación del Niño: “Esa  labor, aunque era sin fines de lucro, sencillamente me encantó. Ha sido una de las más satisfactorias por las alegrías que me generó el  contacto con los niños”. Pasarían cuatro años más, antes de que la promesa de trabajar al lado de Héctor Silva Vega se cumpliera: “En 2004 respondí a su propuesta y me sentí como pez en el agua. Mi trabajo es lo que denomino carpintería de papeles, porque cuando nos contratan, independientemente de la fecha del evento, allí mismo comenzamos a trabajar. Siempre le digo a nuestros clientes que aparte de nuestro servicio, le vendemos la tranquilidad de que todo va a quedar bien. A veces llegan las novias estresadas por tantos deberes y en nosotros consiguen calma. Es muy satisfactorio cuando se reciben halagos o cuando los recién casados te llaman para agradecerte y hasta te traen un detalle de su luna de miel. Para nosotros la recompensa es haber contribuido en un momento tan especial para la vida de una persona”. A.B.