GRUPO TENDENCIA

Jorge Herrera, medicina como proyecto de vida

Jorge Herrera, medicina como proyecto de vida

https://www.tendencia.com/2009/jorge-herrera/

Jorge Herrera, medicina como proyecto de vida

Perfiles

1 mayo, 2009

DONDYK+RIGA

“El valor de un hombre debe ser medido por lo que da, no por lo que obtiene”. Esta es una reflexión fácil de entender cuando se conocen historias como la de Jorge Herrera, un médico cirujano entregado a tiempo completo a una vocación que lo enamoró desde muy joven. Para este marabino su profesión no fue una obligación académica, sino una oportunidad de ayudar a otras personas, ya fueran alumnos de su alma máter, La Universidad del Zulia, o pacientes en su especialización de Hematología: “Por las referencias de mi mamá, de muchachito ya decía que iba a ser médico, aunque la motivación verdaderamente se despierta en secundaria. Al graduarme, quizás por la fiebre de entrar a la universidad, estaba tan entusiasmado que me puse a estudiar anatomía durante las vacaciones. Ese amor por la carrera nunca lo perdí, hasta aumentó en los últimos años cuando tuve contacto con los pacientes”. Al recibir el título, el Dr. Herrera ingresó como profesor de Propedéutica Médica y a partir de allí subiría escalones hasta ser lo que es hoy: jefe del Servicio de Hematología del Hospital Central “Dr. Urquinaona” y profesor titular. Tras un año en la Universidad de Londres regresó para investigar casos de leucemia, linfomas y mielomas, buscando una cura para pacientes en hospitales públicos y privados: “Lo que más me enorgullece es ver de nuevo a jóvenes, hoy profesionales, que tenían enfermedades malignas de niños y se salvaron. Ellos son la prueba de que lo que hice fue significativo”. Su talento para la poesía fue cultivada desde temprana edad, cuando en el Liceo Baralt recibía clases de Literatura de Tito Balza Santaella y la lectura de novelas como Doña Bárbara y La Trepadora eran más hobby que tarea: “Con el tiempo me he dedicado más a escribir sobre las experiencias de mi carrera, especialmente el trato con mis pacientes más pequeños. Hice un poema pensando en cómo se transforman en seres calvitos, por la alopecia que les causan los tratamientos, que tienen que sufrir un año y a veces más por esta terrible enfermedad”. Por ellos y por sus demás pacientes hoy en se dedica a hacer realidad su más ansiado proyecto: la Unidad de Trasplante de Médula Ósea para el Hospital Central: “En el país sólo hay dos unidades, pese a la gran importancia que tienen para los pacientes con enfermedades terminales. Desde hace unos años tengo un interés permanente en conseguirlo, sueño con verlo instalado y funcionando”. A.B.