GRUPO TENDENCIA

Gisela de Gómez y Soraya de Rodríguez, socias del buen gusto

Gisela de Gómez y Soraya de Rodríguez, socias del buen gusto

https://www.tendencia.com/2009/gisela-de-gomez-y-soraya-de-rodriguez/

Gisela de Gómez y Soraya de Rodríguez, socias del buen gusto

Perfiles

1 octubre, 2009

DONDYK+RIGA

Cada regla tiene su excepción y en aquella que aconseja que la amistad no se mezcla con los negocios, Confetti es un buen ejemplo. Gisela de Gómez y Soraya de Rodríguez no sólo comparten la administración de un negocio con más de veinte años de exitosa trayectoria, sino también una amistad que se inició desde la adolescencia cuando ambas asistían al colegio La Asunción: “Nos conocemos desde primaria. Aunque Soraya se cambió de colegio, luego nos volvimos a encontrar cursando el quinto año en el liceo Udón Pérez. Compartíamos el mismo grupo de amigos y por lo tanto asistíamos a las mismas fiestas, nos conocíamos pero en verdad nos hicimos mejores amigas en el tour de quinceañeras. Con el tiempo cada una formó su familia y siendo vecinas, decidimos asociarnos en cuanto negocio se nos ocurriera. Hemos vendido de todo, desde tortas hasta ropa”. De esta amigable sociedad nació Confetti, donde al comienzo ofrecían piñatas y artículos para fiestas infantiles, motivadas en gran parte por sus roles de madres: “Cuando empezamos éramos tres socias, como cada una tenía hijos pequeños se nos ocurrió la idea de ofrecer este servicio hasta que nos llegaron dos máquinas industriales y pasamos a la lencería para el hogar”. Mientras a Gisela le atraía el mundo del diseño de interiores, Soraya poseía conocimientos básicos de costura: “Sabía manejar la máquina pero para prendas de vestir, así que fuimos aprendiendo del negocio. Viajábamos y en cada exhibición nos deteníamos a detallar e imaginar ¿cómo se haría eso? Al regresar tratábamos de imitarlo”. Con el paso de los años se han ganado generaciones de clientes que sólo acuden a ellas al momento de decorar sus hogares y el reconocimiento de ser las representantes del líder mundial en persianas y cortinas Hunter-Douglas en la ciudad: “La experiencia ha sido muy gratificante en estas dos décadas, sobretodo cuando nos llaman para agradecernos el trabajo realizado. Tenemos clientes que nos dicen: ‘No he montado nada de Navidad esperándolas a ustedes’ y que prefieren pasar las fiestas sin decorar la casa hasta que nosotras tengamos espacios en la agenda. Algo que nos distingue es que Confetti es atendido por nosotras. Malcriamos mucho a nuestros clientes. Los hemos acostumbrado a eso porque sabemos que la mejor publicidad que tenemos es su recomendación”. A.B.