GRUPO TENDENCIA

Damary de Chourio, anfitriona de la elegancia

Damary de Chourio, anfitriona de la elegancia

https://www.tendencia.com/2009/damary-de-chourio/

Damary de Chourio, anfitriona de la elegancia

Perfiles

1 octubre, 2009

DONDYK+RIGA

En las vitrinas lucen elegantes vestidos de noche, cristalería fina, brillantes joyas y las últimas prendas que dicta la moda mundial, sin embargo, la principal razón por la que Regine’s es una boutique tan visitada es por su anfitriona: Damary de Chourio. Desde 1987 ha consolidado una reconocida empresa con tres sedes a partir del hobby de traer prendas por encargo de sus viajes al exterior cuando aún estudiaba Economía en LUZ: “Empecé muy joven vendiendo, de manera informal, los artículos que traía de mis viajes. Recuerdo haberle pedido permiso a mi papá para poder venderlas desde la casa y allí recibir a mis clientes”. Una vez graduada y trabajando en Banco Maracaibo, decidió formalizar su negocio en compañía de su esposo Regino, con quien comparte veintiocho años de casados y dos hijos: “Si mi padre fue un pilar fundamental para iniciar un negocio propio, mi esposo fue quien me dio el apoyo incondicional para hacerlo realidad y hasta inspiró el nombre de la boutique. Sin la ayuda de mi familia jamás hubiera logrado establecer el negocio”. Damary logró mantenerlo ese ambiente de hogar en el que se desarrolló Regine’s al mudarse a un local comercial, donde cada pieza es parte del tesoro personal de su dueña: “Decoré la tienda con piezas que tenía en mi hogar para lograr esa calidez que hiciera sentir a las clientes tan cómodas como en casa”. Con años de experiencia asistiendo a shows en Nueva York, Atlanta, Las Vegas y Dallas en busca de lo último en moda, Regine’s se convirtió en la por excelencia para las damas más refinadas de la ciudad, y Damary en una anfitriona reconocida por atender y asesorar a sus clientes: “La clave del éxito está en la atención. Respetamos los gustos y exigencias de las clientas. Procuramos esmerarnos con cada una y es por ello que la boutique se ha convertido en un sitio de encuentro, donde ya no sólo se viene a comprar, sino a conversar, compartir y ver qué cosas nuevas han traído. Es como si nunca nos hubiéramos mudado de la casa”. A.B.