GRUPO TENDENCIA

Ángel González, arte pintado en grafitti

Ángel González, arte pintado en grafitti

https://www.tendencia.com/2009/angel-gonzalez/

Ángel González, arte pintado en grafitti

Perfiles

1 marzo, 2009

DONDYK+RIGA

Desde la ventana de un bus va fijándose en las paredes donde quedarían bien sus grafittis sin molestar a nadie. Con su bolso lleno de latas de spray y pequeñas muestras de su trabajo, se imagina estampando su arte justo cuando anochezca. Así es como Ángel González ha cambiado el aburrido blanco de las paredes por los vivos colores y el mensaje de sus personajes, signados bajo la firma +pronocrack. De día se dedica a velar que las obras de otros autores perduren en el tiempo como Jefe del Departamento de Restauración y Conservación del Maczul, mientras que en la noche maniobra con el grafitti en medio de la adrenalina de ser descubierto por alguna autoridad. Consciente desde joven de su amor por el arte, aprendió entre otras cosas, técnicas para la artesanía en las escuelas Julio Árraga y Neptalí Rincón: “Comencé a los dieciocho años haciendo cuentas y collares en la plaza Baralt, allí intercambiaba con los artesanos mis piezas por sus conocimientos. Aprendí a hacer desde correas hasta zapatos. Fue bastante extraño porque siempre he tenido mi casa y a mi familia, y sin embargo, me sentaba allá sólo porque me interesaba aprender sus destrezas manuales”. Años más tarde se decantaría por el Diseño Gráfico y la Museología, donde tendría la oportunidad de codearse con maestros que definirían su futuro. “Tuve la suerte de conocer allí a mi profesor de Restauración que me trajo al Maczul. Él estudió en Florencia y prácticamente me enseñó por seis años todo lo que sabía. Era como estar becado en Italia pero sin salir del país”. Trabajando con la Red del Arte fue invitado a dictar cursos de cerámica a Campo Mara, donde encontraría la inspiración que necesitaba para crear a los personajes de sus grafittis: “Llegamos a un orfanato e hice amistad con ellos. Uno de ellos me contó sobre una comunidad alejada donde viven personas que se han reproducido por relaciones incestuosas y me llevó. Ahí vi por primera vez a los ‘Hijos del olvido’, los que inspiraron a los muñecos que hoy ven en las calles. No jugaban, sólo vagaban. El hip hop también me ha influido, así que lo que parece como un gran afro en el muñeco, en verdad son el reflejo todos los pensamientos y preocupaciones de estas personas”. Ante la negativa de los salones de arte, Ángel decidió pintarlos en la calles, siempre buscando un lenguaje auténtico, aquel que diferencia a una pintura de una obra de arte: “Mi mensaje es de reflexión es que estos muñecos pueden ser cualquiera de nosotros”. A.B.

Facebook