GRUPO TENDENCIA

Vanessa Vagas y Conchita Izzo, socias a prueba de agua

Vanessa Vagas y Conchita Izzo, socias a prueba de agua

https://www.tendencia.com/2008/vanessa-vagas-y-conchita-izzo/

Vanessa Vagas y Conchita Izzo, socias a prueba de agua

Perfiles

1 julio, 2008

DONDYK+RIGA

Son contados los jóvenes que a tan corta edad se dan el lujo de formar un negocio propio y de paso hacerlo rentable. Guiados por un ímpetu incansable trabajan hasta alcanzar la prosperidad y cierta estabilidad para su futuro. Vanessa Vargas y Conchita Izzo son el ejemplo más cercano a tal motivación juvenil. Son amigas desde que cursaban tercer grado en el Colegio Altamira y hoy también son socias en Pioggia Mare, una reconocida marca de trajes de baño fruto de su ingenio: “Siempre viajábamos a buscar ropa a los Estados Unidos para revenderla, pero después del paro nacional y los problemas económicos nos surgió la idea de montar un negocio. Detestábamos comprar trajes de baño porque todo era un trauma y pensábamos que hacerlos se veía súper sencillo. Empezamos a hacer cursos pero después nos dimos cuenta que no era para nada fácil”.

Con la idea en la mente y la convicción en la actitud, la familia italiana de Conchita bautizó la asociación de las viejas amigas con un nombre que en español se traduciría como Lluvia de mar: “Al principio sufrimos. Si un día queríamos hacer un traje de baño negro, comprábamos solo el pedacito de tela que utilizaríamos. Y así era todos los días”. Mientras Vanessa terminaba sus estudios en Arquitectura y Conchita se recibía de abogado, en casa tenían a su principal fuente de trabajo. El éxito llegó a paso lento pero seguro tras vender sus creaciones a familia y amigos, quienes se convirtieron en fieles seguidores de sus pareos, batas y accesorios para la playa: “Sin darnos cuenta teníamos un negocio. Fue algo muy espontáneo y de lo que hoy nos sentimos orgullosas. La gente cree que tener un negocio propio es más fácil que trabajar para alguien, pero cuando eres tu propio jefe nunca descansas, siempre estás pensando cómo mejorar y en las cosas que quedaron pendientes”.

Con Pioggia Mare ambas han madurado y han sido testigos de que la constancia cosecha éxitos. Una vez ganado el reconocimiento en Maracaibo, ahora las chicas se han impuesto otra meta: Hacer de Pioggia Mare un negocio próspero a nivel internacional. No hay duda de que lo conseguirán, pues en Puerto La Cruz y Miami ya han dado sus primeros pasos y tienen toda una juventud por delante para alcanzarlo. A.B.

WebsiteInstagram | Facebook