GRUPO TENDENCIA

Miguel Meza, imaginación al óleo

Miguel Meza, imaginación al óleo

https://www.tendencia.com/2008/miguel-meza/

Miguel Meza, imaginación al óleo

Perfiles

1 octubre, 2008

DONDYK+RIGA

Así como sus obras giran en torno a las figuras humanas que ha creado su imaginación, el arte ha sido para Miguel Meza el centro de su vida. Alérgico a la monotonía de las aulas de clases desde pequeño, prefirió leerse los libros que correspondían al bachillerato por gusto propio y por su cuenta para desahogar libremente su inclinación por el dibujo a los quince años. En las escuelas de arte Julio Árraga, Neptalí Rincón y en la de fotografía Julio Vengoechea,  aprendió a manejar las herramientas y las técnicas del grabado y la pintura. Fue en esos talleres donde entendió lo que era el arte y lo que representaba en su vida: “Pintar se me parece a cocinar, a caminar, a cuando llueve y hasta a reírse. No puedo explicar lo que pinto, me es extraordinariamente difícil; sería como pedir que describa a un hijo, al color amarillo o a un beso. Solo sé que robo cosas que veo y amo, pinto cosas que leo y escucho. Es un gran sentir y cuando lo hago sé que es el mayor acto de egoísmo del cual siempre seré capaz. Pinto para mí y por mí, no me pregunten cómo ni por qué. Lo hago por placer, si quisiera pintar para transmitir un mensaje fuera publicista”. Aunque le es imposible definir su arte, el estilo que plasma en cada cuadro de su autoría  usualmente juega con personajes de la sociedad y que son producto de sus observaciones personales, ya sean las figuras de un hombre con antenas por su latente curiosidad o la de una mujer con patas de gallo en lugar de piernas por su carencia de belleza. Con la galería Juan Ruiz exhibió exclusivamente a estos personajes en Maracaibo y en Estados Unidos por diez años en ferias internacionales, en las que recogió el aprecio de los espectadores y las sensaciones que con sus pinturas al óleo recreaba: “Cada persona entiende la vida y la asume dependiendo de sus experiencias y el grado de compromiso que se tenga con ésta. Mi experiencia personal ha sido el arte y la pintura. La pintura ha sido la patrocinadora de mi vida y el eje de todas mis iniciaciones; es el exorcismo, la fe, la rabia, la irreverencia, es la comunicación con la vida. Mi pintura no trata de ser un lenguaje extraño, ni místico, ni mucho menos es una voz ancestral. No quiero justificarla, ni justificarme. Ella por sí sola existe”. A.B.