GRUPO TENDENCIA

Eduardo Wilhelm, formador en el juego de vivir

Eduardo Wilhelm, formador en el juego de vivir

https://www.tendencia.com/2008/eduardo-wilhelm/

Eduardo Wilhelm, formador en el juego de vivir

Perfiles

1 julio, 2008

DONDYK+RIGA

Cada quien tiene dentro de sí un manojo de talentos. El mayor de Eduardo Wilhelm es su capacidad de desempeñar con destreza casi cualquier deporte, y lo aprovechó de tal forma que hoy es el pilar de su presente y seguramente de su futuro. El haber estudiado en el colegio Los Maristas fue decisivo para fomentar su amor por la actividad física. De niño se destacó en el equipo escolar de béisbol y descubrió su gran pasión: el fútbol, disciplina que lo llevó a la Selección del Zulia en la categoría infantil. Pero nunca imaginó que las horas que dedicó al tenis cuando recibía clases en el Club Creole, con su mentor, Víctor Ramos, le darían la gran oportunidad de su vida: “Si hubiera tenido que elegir un deporte hubiera preferido el fútbol, pero el tenis terminó escogiéndome a mí. Un día fui a jugar al Paseo del Lago y me reencontré con Víctor. Aunque yo tenía tres años sin agarrar una raqueta me pidió que trabajara con él”.

Ciertamente fue cosa del destino, pues luego de graduarse y con sólo diecisiete años, Eduardo se mudó a Delta Amacuro con la inquietud de convertirse en Hermano Marista y la meta de hacer labor social con los indígenas de la zona. Pero esa enriquecedora etapa lo convenció de que su destino estaba en otra parte. Fue así como sus días se llenaron de sol, niños y pelotas fosforescentes. Empezó en la Vereda del Lago dentro de Víctor Ramos Academia de Tenis, y junto a su aliado, pasaron a Casa D’Italia y finalmente al club Bella Vista. Hoy, está certificado como Entrenador Nacional por la Federación Venezolana de Tenis y se ha construido una carrera orientada principalmente a la formación de niños, amasada con la confianza que los padres han depositado en él: “Como la gente lo ve a uno todo el día con shorts y franela a veces no asume que somos profesionales, pero lo cierto es que nos capacitamos de acuerdo con las nuevas tendencias de enseñanza. En la academia seguimos la filosofía Play and Stay, enfocada a que los niños aprendan sin presión y vean el tenis como lo que es: un juego.

Enseñamos un tenis social, con la meta de crear una buena base para quienes deseen optar a una beca en el extranjero. Esta disciplina desarrolla la madurez, pues estás sólo en la cancha y tu error es la ventaja del otro. Esa parte mental de tenis, donde en una fracción de segundo debes tomar varias decisiones, donde debes planificar y estudiar a tu contrincante, terminas aplicándola en tu vida. Creo que ése es el mejor aprendizaje que doy a mis alumnos”. –C.W.

Instagram | Facebook