GRUPO TENDENCIA

José Manuel Viña, el mejor amigo de los animales

José Manuel Viña, el mejor amigo de los animales

https://www.tendencia.com/2007/jose-manuel-vina/

José Manuel Viña, el mejor amigo de los animales

Perfiles

1 julio, 2007

DONDYK+RIGA

El doctor José Manuel Viña entiende y respeta a los animales; ello explica la labor que ha encaminado. En 1971 fundó el Hospital Veterinario Maracaibo, cuando sólo existía una referencia en el área y la ciencia no había sido puesta a la orden de estos amigos del hombre. Desde pequeño José Manuel jugó a ser veterinario, estando siempre rodeado de perros en la granja familiar en San Cristóbal. Precisamente, la separación de su hogar al venir a Maracaibo tuvo como fin profundizar esta afición, siendo uno de los primeros graduados de la joven Facultad de Veterinaria de Luz. “Me encanta tanto lo que estoy haciendo… y encima me pagan por esto”. Esta empatía hacia su profesión se cuela a través de una sonrisa tan natural como su trato hacia los “pequeños animales”, que fueron los que acapararon su especialización en clínica y cirugía realizada en la ciudad de Pennsylvania. Con este y muchos nuevos avances ganados a lo largo de una prolífica carrera, José Manuel ha hecho del Hospital Veterinario un verdadero centro de asistencia a los animalitos. Allí es acompañado en la práctica por un grupo de especialistas –entre ellos su hijo– quienes llenan a las familias con la tranquilidad de la buena salud e higiene de este importante elemento de sus vidas; loros, perros, gatos y hasta culebras han pasado por la consulta de este emblemático hospital. Y para no causar un mal recuerdo en los animalitos, este creyente del servicio integral creó la modalidad del transporte de animales, que llega cada semana a sus hogares para brindarles un día de mimos entre baño y peinado, que los mantiene tal y como se merecen, y que agradecen al asistir con toda su voluntad a esta cita. Sus anécdotas son miles, pero la mejor es la suya propia, habiendo crecido rodeado de animales, comprendiendo su rutina y aceptando su dignidad, y entregar más de tres décadas de estudios y oficio a su bienestar. Qué mejor prueba de una amistad recíproca. E.R.