GRUPO TENDENCIA

Comando motorizado de la Policía Regional del Zulia, hombres de hierro

Comando motorizado de la Policía Regional del Zulia, hombres de hierro

https://www.tendencia.com/2007/comando-motorizado-de-la-policia-regional-del-zulia/

Comando motorizado de la Policía Regional del Zulia, hombres de hierro

Perfiles

1 mayo, 2007

DONDYK+RIGA

El inspector Carlos Alberto Tapias y el oficial Robert Alexander Puche conforman una de las cuadrillas del joven comando motorizado, creado en apoyo a la Policía Regional. Ambos son parte del contingente de seguridad involucrado en la programación que, en materia turística, lleva a cabo la Gobernación del Zulia. Ambos son especialistas en Administración de Recursos Humano y velarán porque la teoría se eleve a la práctica, para que quienes visiten el estado queden maravillados con cada rincón sin ningún sobresalto. En 1993 Carlos Tapias se puso como meta convertirse en patrullero, dejando atrás la ciudad de Valera donde nació, e instalándose en Maracaibo, donde ha desarrollado toda su carrera. Logró su sueño y mucho más, pues hoy ocupa un cargo que gerencia la labor de sus compañeros: “Salgo a la calle a inspeccionar, a velar porque la ciudadanía se sienta segura”. Vestidos de negro y a bordo de una motocicleta luchan por disminuir la delincuencia, y muestran un rostro afable al entorno, al que acuden en forma de auxilio vial, orientación turística e incluso percances domésticos. Cuando el bien es el bienestar y la integridad, los medios son infinitos. Robert Puche, con tres años de carrera, mas toda una vida añorando llegar a donde hoy está, admiraba desde niño un mundo que conocía de cerca, siendo hijo de un subcomisario de la Policía Técnica Judicial: “Me gusta rendir seguridad a la comunidad”. Más allá del duro entrenamiento físico que cumplen sin falta, de las horas de patrullaje motorizado bajo el sol inclemente, de un uniforme que proyecta una imagen de respeto y jerarquía, la razón que mueve a estos representantes del orden regional es la asistencia día y noche de quienes deambulan por la ciudad, quienes la conocen y necesitan una mano, o quienes llegan por vez primera y consiguen en su escolta de hierro la tranquilidad para disfrutar del estado de seguridad que como organismo promueven. E.R.