GRUPO TENDENCIA

Catalina Silva de Muñoz, vida en buenas manos

Catalina Silva de Muñoz, vida en buenas manos

https://www.tendencia.com/2007/catalina-silva-de-munoz/

Catalina Silva de Muñoz, vida en buenas manos

Perfiles

1 julio, 2007

DONDYK+RIGA

No hay seres más admirables que aquellos que transitan la vida con una sonrisa perenne. Esas son las personas a las que volvemos. Quizás eso explica por qué después de casi cuarenta y cinco años las clientas de la señora Catalina –“Cata” como le dicen cariñosamente”– acuden semanalmente a su encuentro en el salón de belleza Lanvin, para ponerse bellas y lucir sus manos y pies como Dios manda: “Trabajo aquí desde 1963. Empecé cuando el salón estaba frente a De Cándido. Vengo todos los días y si falto se preocupan por mí; todo el mundo pregunta. Esta es como mi familia”.

Cata nació en La Fría, estado Táchira, pero vino a Maracaibo en 1949 junto a su esposo. Años después, una vecina que tenía una peluquería la invitó a trabajar con ella y hasta el día de hoy la acompaña: “Al principio no sabía nada, pero empecé lavando pelos, agarrando rollos, peinando pelucas y haciendo manicure y pedicure. Los últimos años me he quedado haciendo sólo eso último porque estoy mejor sentadita. Ya no puedo andar parada todo el día y caminando de acá para allá”.

Seis hijos nacieron del matrimonio de la señora Cata, los mismos que levantó con trabajo duro junto a su esposo: “Tengo cuatro varones y dos mujeres. Una de ellas, mi hija Betty, también es manicurista como yo. Es muy lindo tenerla aquí todo el tiempo”.

Catalina no para de sonreir mientras cuenta sobre su vida, simple y feliz, de trabajo y metas alcanzadas. Y esa paz la transmite a sus clientas, a quienes ha visto crecer, a quienes ha ayudado a sentirse hermosas, a quienes ha acompañado por el camino de la vida en esos breves encuentros. Hoy, es la gran consentida de Lanvin. Difícilmente encontrarán alguna persona que no la haya escuchado nombrar. Hasta Lupita Ferrer ha gozado de sus atenciones y ella lo cuenta con la humildad de quien está contento. Como ella misma dice: “Me siento satisfecha”. C.W.