GRUPO TENDENCIA

Rafael Marquez, un verdadero papá

Rafael Marquez, un verdadero papá

https://www.tendencia.com/2000/rafael-marquez/

Rafael Marquez, un verdadero papá

Perfiles

1 Septiembre, 2000

DONDYK+RIGA

Si de “padres” esta lleno el mundo, ninguno como el Padre Marquez: abnegado y trabajador, amoroso y paciente. La palabra De Dios en boca suya suaviza rebeldías, calma angustias y temores; su ternura es tan inmensa que ha ganado el privilegio de tener 586 hijos: niñas, niños, jóvenes y adultos; su intención es llenarles las grandes carencias satisfaciendo necesidades básicas; corrigiendo les sin distancias en el trato, a fuerza de empujones, jalones de pelo, y escuchándolos para cumplir, si es posible, algunos de sus sueños.

No mide esfuerzos para restarles tristeza y hasta recurre a la cirugía estética para corregir algún defecto físico que les impida crecer en alma, cuerpo y alegría. Es el fundador y la cabeza de un hogar que ha levantado, donde ni en el peor de los momentos ha faltado la comida. Es un refugio como ningún otro, una gran familia, es Villa Feliz. Un lugar permanente en el que 70 hombres, mujeres , y empresarios privados y públicos se dan a la causa con sincera entrega y generosidad.

Los esfuerzos han sido continuos, desde 1992 Villa Feliz comienza a funcionar con apenas 5 niños en su sede (donada por ILAPECA), y hasta hoy han conseguido abrir la Escuela Regular y la de Adultos, dos talleres en convenio con el INCE, la escuela de música y banda “Rechina Cheli”, una coral, y clases de danza y teatro. Ahora en los pasillos de Villa Feliz retumba el bullicio de la multitud de esta gran familia.

Alli exploran las intimidades de los muchachos, actitudes, intereses, los ayudan a descubrir sus potencialidades. Intentan ser una lima suave que lustra el brillo que les robo la adversidad, les dan oportunidades para que puedan triunfar y tener éxito en la vida. Un hijo del padre Marquez no se va del hogar hasta que se sienta preparado para enfrentarse al mundo, sin importar que tenga 20 años o la edad que sea. Esa filosofía de hogar permanente, los hace, como institución, auténticos, diferentes. Les hace sentir que tienen familia para siempre.

Contaba el padre Marquez y Lilia de Troconis, coordinadora general y madre sustituta de Villa Feliz… “Unos se dejan contagiar por nuestro amor, porque son brillantes e inteligentes; otros, por su baja autoestima, porque solo han recibido maltrato, falta de amor, tienen muchas barreras y es imposible salvarlos”… La fe del padre Marquez es tan inmensa que espera realizar su mayor sueño: Llegar a todos los rincones de la marginalidad y ofrecer ayuda a los que nada tienen para que disfruten de los bienes de la vida y no estén condenados al fracaso…