GRUPO TENDENCIA

La historia de una enfermera de UVI en España

La historia de una enfermera de UVI en España

http://www.tendencia.com/2020/arriesga-salud-la-otros/

La historia de una enfermera de UVI en España

Entrevistas

Enfermera del Hospital Gregorio Marañon en España relata que se sabe cómo se empieza un turno pero nunca cómo puede terminar.

8 abril, 2020

Creíamos  que en el momento que se diera una catástrofe mundial un súper héroe nos iba a salvar. Actualmente, atravesamos la peor pandemia de este siglo y en esta historia el villano es invisible con una increíble habilidad de transmitirse velozmente. Teníamos la idea errónea de que quien iba a salvarnos tendría súper poderes, sin percatarnos que los verdaderos héroes siempre han estado ahí. No llevarán capa, pero sí batas y con suerte tapabocas, arriesgando su vida para cuidar y curar a todos los enfermos, todo el personal de salud lucha día a día para frenar la batalla contra el Coronavirus.

Almudena López es una enfermera en Unidad de Vigilancia Intensiva (UVI) dentro de la urgencia en el Hospital Gregorio Marañon en España. Su jornada de trabajo empieza igual todos los días, colocándose sus equipos de prevención y entrando a la zona contaminada (en donde tienen alojados a todos los contagiados de Covid-19), a pesar de eso, nunca tiene la certeza de cómo terminará. En esta entrevista exclusiva para Tendencia nos contó su experiencia ante esta crisis mundial de salud.

 

¿Cómo se preparan día a día para un turno de urgencia? ¿Tienen suficientes equipos de protección?

Pues actualmente sí tenemos equipos. Hemos pasado por diferentes etapas. Al principio tuvimos de todo. Luego ese todo empezó a escasear y al día de hoy tenemos equipos, pero tenemos que reutilizarlos durante el turno y eso es lo que hace que el personal sanitario se contagie.

En medio de una Pandemia, ¿Qué te mantiene positiva?

El saber que estoy aportando mi granito de arena y que puedo ayudar a salvar la vida de alguien me hace sentirme positiva. Aunque todos tenemos nuestras caídas emocionalmente hablando, pero bueno para esos momentos siempre hay alguien cerca que te recuerda lo valioso que es todo lo que estamos haciendo, en mi caso, mi familia y mi gente se encargan de eso.

Al exponerse a tanto riesgo de contagio parece que nada recompensa el trabajo que se hace en la sanidad pública, pero ¿moralmente qué lo hace? 

Creo que todos sentimos que por fin se reconoce nuestra profesión y nuestro trabajo. Creo que nunca se ha reconocido y quizás a partir de eso se empiece a reconocer y a valorar el día a día en un hospital. Y lo duro que es tener que estar firme ante ciertas situaciones que por dentro muchas veces te derrumban.

Dices que no son héroes y que solo hacen su trabajo, ¿Qué es lo mejor que has presenciado de tu vocación en esta crisis?

Sin duda, la parte humana que ha sacado de todos y cada uno de nosotros. Desde el personal del hospital hasta la pequeña empresa familiar que hace algo y nos lo trae para reponer fuerzas.

¿Qué le recomiendas a otros profesionales de la salud que no cuentan con los mismos recursos de ustedes?

Pues que tengan mucho cuidado, sobretodo porque mi gran frase es “PARA PODER CUIDAR TENEMOS QUE CUIDARNOS”.

¿Cuál es el mejor consejo que les dirías al resto de las personas?

A todos los que están en casa les diría que tengan paciencia y no desesperen. Que lo están haciendo bien pero que no se descuiden. Esto es algo peligroso que está matando a mucha gente, y por eso, se han tomado estas medidas. Tienen que cumplir todo lo impuesto correctamente para poder salir de esta situación cuanto antes y poder controlar los contagios. Mucho ánimo a todos para seguir cumpliendo y así poder volver a la normalidad pronto.

 

A pesar de los 9 años de experiencia en enfermería de Almudena López nunca había presenciado una crisis sanitaria como ésta, y mucho menos ningún centro de salud estaba preparado para enfrentarlo. Sin embargo, no ha sido motivo para desalentarse ni arrepentirse de tan honrada y valiente profesión, López aseguró que  aunque le haya costado conseguirlo al día de hoy volvería a elegir su vocación una y mil veces.