GRUPO TENDENCIA

George Harris: “Me encanta cuando hago reír a la gente”

George Harris: “Me encanta cuando hago reír a la gente”

http://www.tendencia.com/2015/george-harris-me-encanta-cuando-hago-reir-a-la-gente/

George Harris: “Me encanta cuando hago reír a la gente”

Entrevistas

8 diciembre, 2015
GEORGE_HARRIS_TENDENCIA_WEB_1

FERNÁNDEZ, Adriana

George Harris es un comediante venezolano, radicado en Miami con diez años de experiencia en los escenarios. Es humorista por naturaleza, su sentido del humor lo heredó de su familia materna y hoy su talento lo hace una de las figuras más relevantes del medio. Cada semana presenta su monólogo en el teatro Bar Flamingo, en Brickell, donde se reúnen unas 400 personas.

Para él la actitud y el carisma no se aprende en ninguna escuela. Este comunicador social dejó su tierra en 2011 para mudarse a Estados Unidos y comenzar una aventura de la que no aseguraba buenos resultados. Cuatro años después celebra el éxito recogido en una década de carrera. Cuenta que vive en el corazón de Miami y que tiene cinco años sin vacaciones. Hoy le agradece a todas las personas que un día le dijeron que no. Aquí la entrevista.

¿Es tu vida una comedia?
Mi vida no es una comedia, la he hecho una comedia, pero mi vida es como la de cualquier otra persona. Lo único mágico que puede tener un comediante es que de la miseria, de la desgracia, o de lo no tan alegre, saca un chiste. Un comediante puede conectarse con el lado más irónico de la vida. Ha sido una carrera muchísimo trabajo porque yo elegí un género “Mi país”, que no era nada conocido. Yo elegí los bares, hay muchísimo parándose en un escenario como ese de público real, que no esta ahí para aplaudir sino porque quiere ir a oír comedia, quieren que los hagas reír, punto.

¿Cómo pudieras describir el tipo de humor al que te dedicas?
Soy un cronista, un story teller, un cuenta historia. Lo que hago es recoger las cosas que nos pasan el día a día: las noticias, los eventos y lo transformo en humor. Antes la gente en los años 50 y 60 se enteraba de las cosas meses después, y por eso la gente vivía tranquila. La gente se moría como a los 150 años. Porque estaba relajada. Ahora vivimos pegados a una alarma, una alerta, una noticia, un tsunami, un temblor. Uno se entera que tembló en las Islas Griegas y una piensa: pero yo nunca he ido para allá. Uno se entera de todo. Con lo que hago la gente le baja dos al drama.

En tus presentaciones siempre relatas que tu madre ha sido tu mayor inspiración, tu musa…
Me ha apoyado muchísimo, hoy ella trabaja conmigo en el show. Fue una madre divorciada y me crió como si fuera su brother. Es muy alegre, tiene muy buen humor. Eso la hace muy divertida, además muy rápida. Trabaja conmigo, se encarga de todo funcione bien. Siempre cuento lo tierna que es, cuando tenía seis años, que me quedaba dormido en el carro, ella me despertaba gritándome ¡George Harris! ¡George Harris! Ahí está tu padre… y cuando yo lo buscaba con la mirada veía a un recoge lata.

¿Qué hace reír a George Harris?
De todo, me encanta reírme. Muchas cosas de la vida real me encanta. Me encanta cuando hago reír a la gente. Yo me río mucho en mi show. Hay unos comediantes que son tan serios en su cosa como un médico cirujano. Yo no, yo echo el cuento y cuando la gente se ríe, yo me río más con ellos.

¿Hubo algún comediante que fuera ejemplo para ti?
Mentor nadie, inspiración muchos: Alexis Valdez que es un cubano que vivía en España y que ahora vive en Miami. En Venezuela, Laureano Márquez es un tipo increíble, sabe llevar el púbico, es tan inteligente todo lo que plantea que me encanta su trabajo. De Colombia por ejemplo Andrés López. Nunca hice un curso ni nada parecido, yo no creo en talleres. Yo creo que tú esto lo tienes o no lo tienes. Yo no creo en el talento que se estudia, yo creo en el talento que se pule.

GEORGE_HARRIS_TENDENCIA_WEB_2

FERNÁNDEZ, Adriana

En 2003 te arriesgaste y partiste a Europa donde permaneciste por dos años, ¿qué te hizo regresar a Venezuela?
Regresé a vivir a Venezuela porque me di cuenta que en España no era. La vida en Europa es bien complicada, nada parecido a lo que venimos acostumbrados en nuestros países. Es un país muy complicado laboralmente. Es duro porque no hay trabajo, yo siempre le digo a la gente que hay que guapear. Aunque a algunos le va muy bien, mi suerte no tiene que ser igual a la de todos.

¿Cómo fue el encuentro con el país que habías dejado?
Yo llegué a Venezuela a finales de 2005, fueron cinco años súper productivos. Era mi país, al lugar a donde debía regresar. Yo en España tenía trabajo, tenía papeles, ya empezaba a presentarme en bares, tenía un sinfín de amigos. Había logrado muchas cosas pero me había dado cuenta de que ese era el techo, que era hasta ahí. Regresar fue durísimo pero me adapté y fue genial porque ahí comenzó mi carrera como comediante. Entré otra vez a Radio Caracas. Toqué muchas puertas, fui a muchos bares donde me quería presentar de noche, en ese momento el stand up comedy no estaba de moda en Venezuela.
Pero quería presentar el monólogo que había presentado en España y la gente me decía que no, que yo no era conocido, mucha gente me rechazó. Recuerdo que la primera vez que me presenté en Venezuela fue en un lugar que se llama El Trasnocho. Allí le hablé a la gerente de mi propuesta, que se trataba de un stand up y al terminar de hablar esta me preguntó: “Discúlpame, ¿tú necesitas en ese show un stand para vender algo? ¿Vendes franelas? ¿Vendes algo?”. Es decir, nadie tenía idea de lo que se trataba. Cuando regresé aprendí que mucha gente que te tiene que decir que no para que tú insistas, para que te des cuenta de que eso te va a costar, pero que te va a llevar a formar tu carácter y tu carrera.

Actualmente estás radicado en Miami, donde presentas semanalmente tu monólogo, ¿cómo te sientes fuera de Venezuela?
Bien, muy feliz, muy contento. Al principio me sentía solo, fue difícil, pero luego te vas acostumbrando a esta ciudad. Yo nunca pensé vivir en Miami, siempre pensé vivir en París o en Londres o Nueva York, soñaba con una ultra metrópolis. Esta es una ciudad que te abre las puertas a Latinoamérica, estamos muy cerca de todo. Hay muchas oportunidades laborales porque hay mucho público latino que se siente como desatendido y que no hay nada para ellos. Siento que Miami me ha dado la plataforma.

¿Hasta dónde quiere llegar George Harris?
Hasta el infinito y más allá. No quiero ni decirlo, para qué ponerme un techo.

Para más información sobre George Harris:  Página web | Twitter | Facebook | Instagram