GRUPO TENDENCIA

Luis y Luis Enrique Esparza, el dúo de la justicia

Luis y Luis Enrique Esparza, el dúo de la justicia

http://www.tendencia.com/2006/luis-y-luis-enrique-esparza/

Luis y Luis Enrique Esparza, el dúo de la justicia

Perfiles

1 mayo, 2006

DONDYK+RIGA

El último mandamiento del decálogo del abogado dice así: “Ama tu profesión. Trata de considerar la abogacía de tal manera, que el día en que tu hijo te pida consejo sobre su destino, consideres un honor para ti proponerle que se haga abogado”. Cuando Luis Esparza Bracho relee este mandato debe sentir su conciencia tranquila, pues eso fue precisamente lo que hizo, y hoy tiene el honor de compartir una firma con Luis Enrique Esparza Sega, su hijo, su socio, su pupilo, su amigo: “Primero Luis se inscribió en Comunicación Social, pero finalmente se cambió a la Facultad de Derecho. Es un privilegio poder transmitirle la experiencia que he ganado con los años. Y en mi caso la satisfacción es doble, pues mi hija Nellie Esparza, también es abogado. Actualmente está en Madrid haciendo un postgrado de Derecho de la Unión Europea, de lo contrario estaría aquí con nosotros”.

El nombre de Luis Esparza Bracho representa un modelo a seguir en la profesión. Su experiencia ha brillado en casos complejos del sector ganadero, de la industria de la construcción y de la empresa privada en las ramas procesal y mercantil. Ese talento innato para hacer valer la ley lo transmitió a su hijo, quien realizó un postgrado en Derecho Mercantil en la Universidad Católica “Andrés Bello” y quien además fue profesor de Derecho Mercantil en la Universidad “Rafael Urdaneta”: “El derecho es una profesión que tiene la particularidad de ser más fácil de estudiar que de ejercer, pues en la realidad debes hacer mucho más que conocer las leyes para defender una causa. Cada caso es un reto y más en este país donde diariamente cambia la forma como se interpretan el derecho. Hay que estudiar todo el tiempo para no quedarse atrás”. Padre e hijo han centrado el ejercicio de su profesión en la protección de sus clientes: “Gran parte de parte de nuestro trabajo se basa en ofrecer derecho preventivo, pues resulta más económico a una empresa evitar los problemas que solucionarlos”.

Este dúo justiciero se ha ganado forjado un nombre basado en la ética profesional y eso le ha merecido el respeto que todo abogado desea: “El capital de un abogado es la confianza. Por eso no sólo debes parecer confiable, sino serlo realmente. Lo único que puedo afirmar con certeza plena es que las personas que decidan estudiar derecho deben hacerlo por convicción. Esta profesión necesita una auténtica vocación de servicio”. C.W.