GRUPO TENDENCIA

Los motivos de Okso y la vaca azul

Los motivos de Okso y la vaca azul

http://www.tendencia.com/2017/los-motivos-okso-la-vaca-azul/

Los motivos de Okso y la vaca azul

Noticias

Ver a una vaca azul con ojos saltones pintada en distintos lugares poblados, no es común, mucho menos si está retratada en situaciones humanas o haciendo una sátira sobre el sitio en el que se encuentra. Su aparición no es casual, es producto de un artista propagando un movimiento.

1 Agosto, 2017

VACCARELLA, Sebastián

Durante una entrevista que resultó en una amena conversación, Okso platica sobre el trabajo que realiza, aquello que le motiva y por qué escogió una vaca azul como su firma. Hace énfasis en entender la importancia del arte, en todas sus expresiones, no solo las tradicionales.

“La gente cree que pintar es fácil, que esto no es algo serio. Pero sí cansa, la muñeca sufre mucho, porque uno va graduando con el dedo para que el espray salga de cierta forma. Terminas adolorido”, comenta sobre su experiencia al pintar murales y paredes.

Antes era diestro, pero luego de un accidente aprendió a dibujar y pintar con la izquierda. Le pregunté sobre aquellos años en los que inició en la pintura y al respecto, responde sin vacilar, que fueron sus hermanos quienes lo metieron en este mundo, en la década de los años 80: “Ninguno tuvo que ver con ilustración, ni con los grafiti. Fue algo de la adolescencia, que se tripearon en el momento. Pero a mí sí me quedó bastante de esa experiencia”.

Desde que inició, hasta la actualidad, su estilo ha cambiado considerablemente. Se ha involucrado en la escultura, pintura, ilustración y luego la intervención de los espacios urbanos. “Uno va evolucionando a medida que sigue pintando, es como hacer caligrafía. Por eso creo que es importante el poder pintar mucho”.

Piensa en las personas que no apoyan esta expresión, en los que creen que se arruina la calle: “Si te pones a ver, más la ensucian los políticos con sus propagandas, colocando ojitos, caritas y letras. Se ve feo y la gente no lo critica, por eso me parece una doble moral de la sociedad. En cambio, si ven a un muchacho pintando, le gritan cualquier estupidez que se les ocurra”.

Afortunadamente, Cleta, la vaca azul, es conocida por los transeúntes. Muchos agradecen el trabajo de Okso y para él es el mejor reconocimiento, ya que “la idea es darle algo con lo que reír a la gente, aportarle color a los espacios en abandono”.

Terminamos hablando sobre el mito que hay detrás de los grafiteros: que la mayoría son delincuentes. “Al ser chamos, no se tiene dinero propio y el arte urbano no es tomado en serio como para tener algún tipo de apoyo. Por eso en aquel entonces –durante mi infancia y adolescencia–, se veían los casos de que algunos robaban los aerosoles. He allí el motivo por el que muchas personas creen que todos somos maleantes. Resulta que lo que ven, es producto del esfuerzo que viene de nuestro bolsillo, es nuestro capital, por eso considero importante llevar el mensaje, demostrar que no somos malos, que solo queremos darle color y un toque especial a la ciudad. Es arte en otro formato”.

Barrio Santa Lucia, Maracaibo- Zulia/ Foto: VACCARELLA, Sebastián

Okso ha demostrado que el arte está en todas partes, incluso a la vuelta de la esquina –literal– y es esa precisamente la razón detrás de la existencia de la vaca azul. Es el motivo del movimiento: exponer que, al igual que el mundo, las artes evolucionan.