GRUPO TENDENCIA

Javier Romero: “Quiero involucrarme en la actuación”

Javier Romero: “Quiero involucrarme en la actuación”

http://www.tendencia.com/2017/javier-romero-quiero-involucrarme-la-actuacion/

Javier Romero: “Quiero involucrarme en la actuación”

Celebridades

El comediante y Youtuber venezolano ha saltado a la fama gracias a su humor e irreverencia, los cuales le permitieron obtener el botón de plata cortesía de Youtube.

6 noviembre, 2017

ANTÚNEZ, Jonathan

Transparente, honesto y negro. De esa forma puede describirse el humor de Javier –conocido como Javier Hala Madrid en el medio– y también su personalidad. No es que su forma de ser tenga una especie de aura negra, es que es irreverente y no teme decir lo que piensa, dándole un toque pícaro a sus comentarios. Actualmente se encuentra en Estados Unidos, continuando sus estudios de una carrera que escogió al azar, pero que igualmente le da suma importancia. Mientras tanto, sigue haciendo videos, buscando llegar más lejos entre ocurrencias y proyectos.

Afortunadamente, el internet venezolano nos permitió llamarle y mantener una conversación sin interrupciones, donde Javier habló de su vida, aspiraciones y metas a largo plazo. Común entre el gentilicio marabino, conversamos como si fuésemos panas de toda la vida, de esa forma se pudo conocer al joven detrás de sus personajes y “locuras”. Aquel que, por cierto, no siempre está hablando “maracucho raja’o”

¿Qué quisiste ser durante tu niñez?

Cuando chamo siempre quise ser futbolista, siempre. Y lo más importante, quería jugar en el Real Madrid, pero por cuestiones de falta de tiempo no le di mucho empeño, tampoco me metieron en una escuela de fútbol desde pequeño. No me instruí en ese camino.

¿Por eso es que ahora juegas en un equipo de la universidad?

En el equipo de la universidad sí son juegos profesionales. Pero ajá, no soy titular porque hay gente de Brasil, Argentina… No hace falta decir más, ellos son mucho mejores que yo. Pero me gusta mucho jugarlo aparte de la universidad, a pesar de que soy vaca. Me gusta jugarlo como hobby, en caimanas, canchitas, con los panas. Soy un futbolista frustrado, pues.

No lo sé, quizás solo necesites dejar de “ser vaca”…

Es verdad. Pero estoy súper claro de que no voy a vivir de eso, ya estoy muy viejo para ser futbolista y dedicarme a eso. Además, estoy en otros proyectos.

Claro, ahora te dedicas al humor. ¿Cómo fue para ti el proceso de transformarte en humorista profesional?

Si supieras que aún lo veo como un hobby, porque yo no vivo en las redes sociales, de pana. Sí hago publicidad, pero no vivo con eso. Por supuesto, al principio era más hobby de lo que es ahora. Sin embargo, ahora le meto más seriedad al asunto, porque tengo más compromisos. Por ejemplo, estoy dedicado a hacer al menos un video al día y antes no era así, yo dejaba mis redes sociales botadas por días. Ahora sigue siendo una forma de entretenimiento, porque me divierto, pero tengo un compromiso con la gente, tengo una gran cantidad de fanáticos que están esperando un video todos los días, así que debo hacerlo.

ANTÚNEZ, Jonathan

 

Entonces, ¿a qué quieres dedicarte de forma profesional?

Ahorita mismo estoy en la universidad, estudiando administración de empresas, me estoy enfocando en terminarla, porque la universidad me consume así que no puedo hacer más nada. Me encuentro en las redes y la universidad, no tengo la oportunidad de realizar eventos a nivel mundial, porque no me da tiempo. Me han invitado a Panamá, Italia, muchos países de Latinoamérica, aquí mismo en USA… Entonces no puedo dedicarme de lleno a eso mientras estoy estudiando. Quiero hacer stand up comedy o meetings con las personas, shows con los fanáticos en muchos países. Quiero salir de las plataformas digitales y to’a esa mier**, pues –risas–. Y algo que no descarto, yo sé que la televisión está muriendo, pero el dinero todavía está ahí –risas–. Quiero involucrarme en la actuación, me gusta mucho actuar y es algo que de pana quiero hacer.

¿Cómo involucras tu carrera universitaria con tu profesión y metas futuras?

En nada se parecen, no hay forma de unirlos. Estoy estudiando administración de empresas y lo único que puedo administrar es mi cuenta de Instagram –risas–. Cuando yo empecé a estudiar esto jamás pensé que sería popular, jamás pasó por mi mente. Todos me preguntan por qué no estudié comunicación social o algo de esa rama y bueno, yo me pregunto lo mismo, hubiese estudiado eso.

Entonces, ¿qué te llevó desde el inicio a estudiar administración?

En Venezuela estudié siete semestres de contaduría en La Universidad del Zulia (LUZ) antes de venirme a Estados Unidos. La verdad yo no sabía qué carajos estudiar, elegí contaduría porque sí y ya. Cuando llegué a Estados Unidos me decidí por administración porque quizás puedan equivalerme una cantidad considerable de materias, por la similitud. Pero a estos gringos les importa un pepino lo que uno estudia en sus país y solamente me equivalieron como seis materias, ¡de siete semestres!

¿Cuáles son tus tópicos favoritos para realizar chistes?

Pueden ser cualquier cosa, me considero bastante versátil. Una de las claves que yo he tenido es hablar de los temas del momento. Claro, hice un punto y aparte en las últimas protestas para dedicarme a Venezuela e informar.

Si estaban los Oscar, yo hacía un video sobre eso. Lo mismo con las elecciones, los Grammys y así sucesivamente. Solo que en las protestas, todos los que estamos en los medios y las redes sociales estábamos concentrados en Venezuela y lo que ocurría.

¿Cómo describes tu humor?

Es una mezcla de un poco de humor negro y sarcasmo. Bueno, el sarcasmo va incluido en el humor negro, pero para que las personas entiendan mejor: Humor negro, sarcasmo, soy ácido, trato de ser odioso con mis personajes y con una característica muy maracucha. Mis videos siempre van a ser con ese tono marcado. Ni siquiera en la vida real hablo así como en los videos, yo creo que te habéis dado cuenta.

¿Son los estadounidenses parte de tu público?

Bueno, no muchos lo ven, porque no lo entienden. Muchos de mi universidad dicen que yo soy cómico, pero no entienden, son muy relajados en general. A ellos les sabe a mi*rda lo que tu hagas o no, dicen que les parece cómico porque me coloco una franela en la cabeza, por mis muecas. Además, a lo que ven casi dos millones de seguidores dicen: “Bueno, debe ser muy cómico lo que está haciendo. No entiendo nada, pero debe ser muy cómico”.

¿Has realizado stand ups en inglés? ¿Tienes en mente hacerlo?

En inglés no los he hecho y no me ha tocado. La verdad no lo sé, primera vez que me preguntan esto, mmm… Te felicito, porque siempre me hacen las mismas preguntas –risas–. Bueno, nunca lo había pensado. Si se presenta la oportunidad tendría que perfeccionar mi inglés, yo lo hablo muy bien, pero para hacer comedia hay que hablarlo sin acento, tengo que hablarlo como ellos lo hacen aquí. Es un poco complicado, porque sino, no va a dar risa.

Pero eso implicaría cambiar tu estilo, ¿o serías un maracucho que habla inglés?

Es que, el humor norteamericano es muy básico. Hay cosas que le dan risa a ellos y a mi me parecen muy estúpidas, pero otras que sí dan risa, como en sus películas, por ejemplo. De diez cosas, cuatro son bastante cómicas, pero no sé, sus guiones… El humor de ellos es muy tonto. Exceptuando a Jim Carrey, el es otro peo.

Ahora que mencionas a Jim Carrey, ¿quiénes son una influencia humorística para ti?

Me encanta Jim Carrey, es mi favorito. En mis videos, a la gente lo que le da más risa son mis caras, mis muecas y Jim Carrey es el maestro en eso. De Venezuela, Emilio Lovera es un crack de las ocurrencias. Cada quién tiene su estilo, uno son actores otros improvisan… A mi me gusta mucho la manera de actuar y hacer comedia de Robin Williams, pa’ darte ejemplos de lo que yo aspiro y quiero involucrarme: Eugenio Derbez, es totalmente una influencia para mi, es buen actor, cómico, ocurrente…

ANTÚNEZ, Jonathan

Entonces tu proyecto tope es formar parte de películas cómicas, ¿cómo piensas abrirte paso en ese camino?

Creo que uno tiene que empezar en donde surja la oportunidad. No puedo pensar en brincar de una vez a Hollywood, porque eso no funciona así. Ahorita Venezuela no es una opción porque ya sabemos lo que yo hago… Y además, económicamente hablando no es muy viable.

¿Tienes alguna anécdota que te haya marcado?

Bueno, tengo dos. Una fue durante un encuentro entre seguidores, una niña estaba cumpliendo años y ella quería de regalo verme, lo que su mamá le obsequió. Se puso a llorar y todo al verme, eso me marcó porque jamás pensé que causaría esa sensación en alguien y mucho menos un niño.

La segunda vez fue algo como que más personal, mataron al papá de una amiga del que yo era muy cercano. Éramos muy unidos en la iglesia y fue para quitarle un carro, a todos los que formábamos parte del grupo nos pegó, nunca se nos va a olvidar.

Sobre el botón de plata que recibiste cortesía de Youtube, ¿tienes la ambición de recibir más o simplemente disfrutas lo que llegue?

No, yo pretendo obtener el de un millón. Pero, yo soy muy perezoso para hacer videos de Youtube, es mucho trabajo y me cuesta por el tiempo. Deben ser más largo y la edición te quita un día o dos, en cambio los de Instagram puedo editarlos en media hora. Pero sí, quiero alcanzar todos los millones.

En tus propias palabras, ¿qué buscas aportar a la comunidad humorística venezolana?

Quiero ser una referencia de la comedia para las próximas generaciones, que mi estilo quede como ejemplo. Todos los que hacemos comedia tienen su propio estilo, yo estoy aportando mi perspectiva. En mi estilo, he sabido mezclar el humor inteligente, de información, apelando a los sentimientos de la gente. Con mis videos los informo, hablo cosas que están pasando, los hago pensar, los alegro, les causo arrechera, nostalgia… Me parece que no es lo mismo de siempre y la idea es mantener ese estilo, ser una referencia en ese tipo de humor.

Por cierto, ¿cómo lidias con los haters?

Yo disfruto mucho con ellos. Nosotros nos reímos, los publico para que nos podamos reír entre todos –risas–.

¿Y al comienzo?

Bueno, allí si me pegaban. Pensaba: “Wow, qué le pasa a este tipo”, “qué malvada es la gente, Dios mío”… Uno queda impactado, pero luego se acostumbra, es bastante normalito. La gente muchas veces critica por hacerlo y ya, no aportan y, para colmo, son extremistas.

¿Algún tipo de chiste que jamás harías?

De sexo o con doble sentido, no me gusta ese humor.

Sobre tus aptitudes musicales, ¿tienes algún proyecto musical a largo plazo?

Por ahora no, no hay nada planificado, pero si sale algo no lo descarto. No soy un músico profesional, pero me defiendo. Por ejemplo, se dio la oportunidad de grabar con San Luis y Jorge Luis Chacín, también tengo uno con Nacho que tampoco he publicado. Pero insisto, no lo descarto.