GRUPO TENDENCIA

César Miguel Rondón y el Túnel de la coyuntura venezolana

César Miguel Rondón y el Túnel de la coyuntura venezolana

http://www.tendencia.com/2016/cesar-miguel-rondon-tunel/

César Miguel Rondón y el Túnel de la coyuntura venezolana

Eventos

Con esta metáfora Rondón presenta fundamentos para mantener la esperanza viva en tiempos de crisis.

25 noviembre, 2016
Foto: Antonio Ricoveri

RICOVERI, Antonio

Su nombre es referente de periodismo de calidad y su profunda voz es reconocida en todos los rincones de Venezuela y fuera de nuestras fronteras. César Miguel Rondón visitó este jueves 24 de noviembre el Club Náutico de Maracaibo, donde presentó su conferencia El Hombre y el Túnel, una reflexión sobre la manera de enfrentar retos con los ojos siempre en la luz al final.

Durante su encuentro con la prensa marabina, Rondón fue enfático en la necesidad de mantener la esperanza ante las adversidades. “Perder la esperanza es suicidarse”, dijo. Sin embargo, no cree en la esperanza ciega. Señala que ésta debe alimentarse, estudiarse para fundamentarla con información contundente.

Explicó que en un contexto tan duro como el que vive Venezuela “estamos en un tiempo marcado por la irresponsabilidad. Cuando el presidente se inventa La Hora de la Salsa para eludir los problemas y una mesa de diálogo, que se ha logrado a instancias de la oposición convocando al Vaticano, donde el Gobierno utiliza un discurso ambivalente, la esperanza se nos pone muy difícil”.

Precisamente por esto, continúa, es más imperante que nunca ese sentimiento. “La esperanza es la razón de vivir, pero dado que el liderazgo nacional no te la da, entonces creo que es momento de que el ciudadano asuma esa tarea. Por eso es que yo soy un tipo con mucha esperanza”.

En defensa de la salsa

Una de las más grandes pasiones de este comunicador es la salsa e incluso se ha convertido en una autoridad en el tema, habiendo escrito un libro sobre este ritmo caribeño en 2004. Por esta razón, el autoproclamado melómano expresó su descontento cuando tratan a la salsa “con tanta liviandad y ligereza, sobre todo cuando la utilizan como una excusa para evadir los problemas del país”.

Con esto se refiere al mencionado programa televisivo del presidente venezolano Nicolás Maduro, en el cual se dedica a bailar. Rondón recordó que durante la primera emisión de este espacio, el jefe de Estado lo mencionó señalando que él sabía mucho de este tipo de música pero no lo sabía bailar “porque era muy sifrino” (jerga venezolana usada para referirse a alguien de clase alta).

La respuesta del periodista fue concisa pero incisiva. “El problema no es que yo sepa bailar salsa, sino si usted sabe ser presidente”, replicó en su momento al primer mandatario a través de Twitter.

RICOVERI, Antonio

 

El exilio

Nacido en México, de padres venezolanos perseguidos por el régimen de Pérez Jiménez, César Miguel Rondón conoce de primera mano los estragos y el dolor de ser obligado a vivir lejos de su tierra. Insiste en que, aunque respeta mucho las razones de quienes se han ido, “el exilio no es la solución porque supone huída. Mis papás salen de Venezuela obligados (…) y yo me crío en un hogar donde, como no tenía familia, mi familia era la comunidad de exiliados.  Esa familia tenía un sólo tema de conversación: Venezuela (…)”.

Relató la anécdota de cómo, al enterarse de la caída de Pérez Jiménez, sus padres saltaron de la cama y gritaron llenos de júbilo. Fue en ese momento cuando se dio cuenta de que “la democracia es una fiesta muy importante que debe ser defendida”.

El Túnel

Con esta metáfora, César Miguel Rondón ilustra una circunstancia difícil y muy particular porque “es una hechura del hombre y como tal, tiene una salida. Es lo que lo diferencia de la cueva. Si por alguna razón uno se encuentra en una cueva, no queda otro remedio que devolverse, pero el que está en el túnel de alguna forma sabe que avanzando va a salir”.

Sin embargo, “el problema es que estamos en un túnel venezolano; entonces Corpoelec quitó la luz, quien lo construía se robó los reales de la comisión y de repente trozos inmensos del túnel cayeron y obstruyeron el camino. Pero lo más importante es que no sabemos cuánto falta para salir y eso crea incertidumbre”.

 La brecha social

Este fenómeno que se presenta en los países latinoamericanos  y con mayor gravedad en Venezuela consiste en el empobrecimiento de la población, creando distancia entre la clase alta y la clase media, entre una merma económica que amenaza con la desaparición de esta última.

Se trata de una fractura en la sociedad que intensifica la desigualdad, una situación que se observa dolorosamente en el país. Rondón aseveró que las clases media son un símbolo de progreso y bienestar y por lo tanto su desaparición evidencia el fracaso del modelo.

“El caos esta allí. Venezuela, al comienzo de la democracia en los años 60, era un país absolutamente aspiracional. La gente sabía que podía ir a mayor. Los padres, no importa cuán humilde fueran, sabían que sus hijos podían ir a la universidad y graduarse de profesionales y ahora nuestros hijos están viviendo mucho peor de lo que yo viví”, manifestó.

Aseguró que la Venezuela que visualiza es la que quiere la mayoría. “Un país en paz, que no tenga complejo de ser país. Hoy por hoy los venezolanos son un pueblo que anda pidiéndole perdón al mundo. Somos un incordio en el continente. En el resto de los países los números están bien, menos en Venezuela (…) Yo deseo un país que de verdad pueda ser gobernado por venezolanos de bien y no por malandros”.