GRUPO TENDENCIA

Gerardo Blyde, un hombre de ley

Gerardo Blyde, un hombre de ley

http://www.tendencia.com/2012/gerardo-blyde/

Gerardo Blyde, un hombre de ley

Perfiles

1 julio, 2012

CAMACHO, Álvaro

La incursión de Gerardo Blyde en la política no es el resultado de un sueño infantil, aunque en su familia tuvo el ejemplo: el diplomático Juan Pablo Pérez Alfonzo es su tío-abuelo, y quien fuera presidente de la Junta de Gobierno de 1958, Wolfang Larrazábal, es su primo segundo. Ser funcionario de gobierno nunca fue su aspiración. Su primer contacto con la política fue un momento de audacia que cambió el rumbo de su vida. En 1999, cuando el recién juramentado presidente convocó a una Asamblea Constituyente, Gerardo, como muchos otros venezolanos, escuchó la lectura del decreto en televisión nacional pero su disgusto se tradujo en una demanda presentada ante la Corte Suprema de Justicia que resultó en la reformulación de las bases que regirían este proceso. Cuando Venezuela se adentraba a una turbulenta década, se lanzó al ruedo de la política. Desde entonces ha asumido dos cargos de gerencia pública, primero como diputado de la Asamblea Nacional y luego, como alcalde del municipio Baruta desde el 2008. El abogado nacido en la capital del país se define como responsable, desprendido y buen amigo, pero si algo resalta en su personalidad es su sentido de lo justo y su imperante necesidad de hacer cumplir las normas. Es or ello que su decisión de cursar Derecho en la Universidad Católica Andrés Bello resultó algo natural. En su juventud pasó por varios trabajos, desde ser cajero de un estacionamiento hasta pasante de un bufete de abogados, aprendiendo la satisfacción que trae consigo el trabajo; un valor que, ante los ojos de Gerardo, la sociedad venezolana debería recuperar. Su deseo de cumplir la ley y hacer lo correcto lo ha convertido en crítico del sistema bajo la bandera de la tolerancia: “Las ideas se combaten con ideas, no con insultos”. Ese enfoque le ha valido el respeto de compañeros de partido y adversarios. Cuando no está cumpliendo una agenda que incluye desde asistir a reuniones con vecinos hasta trabajar en la recuperación de áreas públicas, Gerardo disfruta de sus dotes en la cocina como parrillero. Es un ávido lector que disfruta de la música, el cine y el teatro. Es fanático de los Leones de Caracas, del Real Madrid y de la Vinotinto. En su vida ha enfrentado grandes retos como alcalde pero el momento más difícil de su vida fue hace quince años cuando pensó que moriría en un accidente aéreo. Ese momento le dio una nueva perspectiva a su vida: “el tiempo que se va no regresa”. De Winston Churchill admira la inteligencia, de Rómulo Betancourt su desapego al poder y del Maestro José Antonio Abreu su visión. Como hombre de ley sueña con una Venezuela donde la justicia exista para todos: “donde los ciudadanos seamos exigentes de nuestros derechos pero cumplidores de nuestras obligaciones”. M.A.

Twitter