GRUPO TENDENCIA

Oswaldo Muñoz, un venezolano sin fronteras

Oswaldo Muñoz, un venezolano sin fronteras

http://www.tendencia.com/2014/oswaldo-munoz/

Oswaldo Muñoz, un venezolano sin fronteras

Perfiles

3 diciembre, 2014
Perfil_Tendencia_74_Owaldo_Munoz_1

GONZÁLEZ, Dixon

Cuando Oswaldo Muñoz decidió residenciarse en Miami se llevó consigo un sentimiento regionalista que, a más de dos décadas de su salida, aún mantiene latente. El empresario zuliano, periodista de vocación y amante deportivo es hoy la mente detrás de el grupo editorial El Venezolano, así como del primer periódico para los compatriotas residenciados en Estados Unidos y otros países como República Dominicana y Panamá. Su olfato para los negocios, su amor por el terruño y su profundo sentido democrático lo ayudaron a triunfar en tierra estadounidense, pero también le permitieron tener la vista siempre puesta en su país natal. Cruzó las fronteras mucho antes que los venezolanos empezaran a emigrar por presiones políticas o por falta de oportunidades. Al contrario, él se fue porque consideraba que en su país lo había alcanzado todo. “Yo no tenía mayor apuro en salir de Maracaibo, pero me planteé vivir aquí porque veía un espacio para mí. Siempre fui un aventurero y sentí que ya lo había hecho todo”. Nada alejado de la realidad; fue el dueño de un circuito radial, presidente de la Asociación de Béisbol en el Zulia, vicepresidente de la Federación Nacional de Béisbol, docente universitario y del Ministerio de Educación, dueño de su propia productora y gerente general de Gaiteros del Zulia, entre otras cosas. A pesar de todo lo logrado en su país natal, cuando llegó a los Estados Unidos debió forjarse un nombre, darse a conocer y, ante todo, ganarse el respeto. “Cuando uno llega a Miami siempre escuchas: ‘¡Cuidado con los venezolanos! ¡No hagas negocios con ellos!’ y me molesta mucho cuando oigo eso. Yo he procurado hacer todo lo contrario. He hecho todos mis proyectos y relaciones con los venezolanos”. Y le ha resultado, pues el periódico que comenzó con tres mil ejemplares ya sobrepasa los veinte mil. Muñoz admite que aunque le apasiona Miami y ha aprendido a sentirla tan suya como su ciudad natal, la nostalgia siempre hace de las suyas: “Soy un apasionado de Miami como lo soy de Maracaibo (…) pero estar lejos te hace honrar aún más tu nacionalidad”. Hoy, cuando recuerda sus inicios en tierra extranjera, le queda la satisfacción de haber consolidado sus proyectos, pero sobre todo, de haber conservado su regionalismo, su alma llanera. “Quisiera que me recordaran como un maracucho auténtico, como un venezolano que tuvo la osadía de salir de su país y creer en sus aspiraciones. Un venezolano que vino aquí a abrir un camino, un espacio, gracias a Dios y a La Chinita”. L. A.

Twitter | Instagram | Facebook