GRUPO TENDENCIA

Toni Puig, el doctor de las ciudades

Toni Puig, el doctor de las ciudades

http://www.tendencia.com/2011/toni-puig/

Toni Puig, el doctor de las ciudades

Perfiles

1 julio, 2011

DONDYK+RIGA

Un trotamundos por excelencia. Así sólo puede calificarse a alguien como Toni Puig, quien disfruta viajando por el mundo desde su natal Barcelona, España. Y es que las ciudades se han convertido en su trabajo desde que dio vida al término “marca ciudad”. Lo primero que hace al llegar a ellas es salir a recorrer sus calles sin guías turísticos. Las sugerencias que pide a los transeúntes y el instinto son sus únicos GPS: “Me puedo pasar el día hablando con extraños, probando comidas, observando a la gente en el centro de la ciudad, viendo lo que venden, los bares y tomando buses. Lógicamente, mi pinta de turista me denota a leguas, pero lo disfruto igual”. Por treinta y dos años, trabajar con ciudades atrevidas, inconformistas y desafiantes lo han motivado. Que Barcelona haya sido por veinte años una de las ciudades europeas con mejor calidad de vida, se debe en parte a su labor. Comenzó cursando Teología y Filosofía y terminó trabajando en gestión pública; en el ínterin de esa travesía viajó a la India para estudiar Budismo y creó la revista Ajoblanco, un medio desde el cual comunicó sus ideas para la Barcelona que él soñaba; así llamó la atención del ayuntamiento de su ciudad en 1979: “El nuevo alcalde me dijo: ‘Toni todas estas cosas que dices en tu revista, por qué no trabajas con nosotros y lo montas tú mismo para los jóvenes”. Tres décadas después, su jubilación en febrero de 2011 le demostró que tenía toda la razón para sentirse orgullo de haber formado a casi todos los trabajadores sociales y culturales del ayuntamiento catalán, de haber dirigido por diez años (los pre y post-olímpicos) la revista de los 13 mil trabajadores municipales y de haber ayudado a transformar a las asociaciones no lucrativas. El retiro sólo le ha servido para dedicarse a lo que más quiere: asesorar en marketing y gestión pública a otras ciudades. Es por ello que viaja a latinoamérica cada tres meses y es así como llegó a Maracaibo, de la cual admite, con su “buen rollo” y humilde opinión, que su primera impresión fue de caos. “Esto es una ciudad muy grande y desigual. Pensada para los autos, me ha asombrado no ver ciudadanos en la calle. Pero no todo está perdido, al contrario, esta ciudad tiene muchas posibilidades ¡porque tiene mucho trabajo por hacer! como recuperar la calle. La seguridad no se consigue con más policías, se consigue con más igualdad de oportunidades. Maracaibo y Barcelona tienen algo en común: son raras e independientes. Nos encanta que los madrileños nos visiten para aprender y lo mismo le pasa a los maracuchos, tienen que plantearse una ciudad donde los caraqueños vengan a aprender. La falta de dinero es una excusa falsa, viene después, primero deben encontrar las buenas ideas”. Tras una fugaz visita, tanta experiencia y estrategias para mejorar a la ciudad, sólo basta preguntar: ¿cuándo vuelves Toni? A.B.

Website