GRUPO TENDENCIA

Carlos Schmilinsky, el cielo es el límite

Carlos Schmilinsky, el cielo es el límite

http://www.tendencia.com/2009/carlos-schmilinsky/

Carlos Schmilinsky, el cielo es el límite

Perfiles

1 marzo, 2009

DONDYK+RIGA

De piloto privado a productor de los eventos de mayor magnitud que se celebran en Maracaibo, Carlos Schmilinsky es el cerebro detrás de la armonía de Sky Rental. A sus treinta y tres años podría decirse que ha hecho de todo: emigró en varias ocasiones a los Estados Unidos para aprender inglés, trabajar de bartender y entablar contactos con proveedores de equipos de sonido, para luego regresar a su tierra natal y practicar lo aprendido con negocios que iban desde una mueblería hasta un sitio nocturno, pasando por una agencia de loterías: “Siempre me han atraído las discotecas, los equipos de sonidos y el montaje, algo que la mayoría no se toma en serio sino de hobby. Trabajando en las discotecas de Orlando, Florida, me hice amigo de muchos Dj’s y a raíz de esa amistad le tomé más amor a ese mundo de eventos y obtuve contactos. Trabajaba de asistente de manager de un restaurante cuando decidí comprar equipos para traerlos a Venezuela, alquilarlos y montar discotecas. Quería ser alguien que respaldara a los sitios nocturnos y empresas cuando realizaban eventos grandes, ofrecerles todo lo que necesitaran sin la necesidad de recurrir a pequeños contratistas”. Durante el 2003 Carlos acertó en la creación de una discoteca que haría más llevadero el paro petrolero para los más jóvenes en Maracaibo: Skybar. Tras dos años de actividad en el local, vislumbró la oportunidad de su vida: “Me parecía poco profesional cómo trabajaban en la ciudad las empresas de montaje, todo lo hacían tipo miniteca, colocaban mal los equipos, llegaban tarde y no atendían a los clientes. Había un vacío y lo aproveché. Empecé a rentarle luces y sonido a las discotecas de Maracaibo, Cabimas y La Rita. Mi primer evento grande fue la fiesta de Navidad del restaurante DaVinci. El carro de mi esposa era nuestro camión de transporte, no tenía tamaño para todo lo que llegamos a cargar en él. Amanecí demasiadas veces instalando y velando porque todo saliera bien”. Con su perseverancia ganó el reconocimiento de sus clientes y nuevos trabajos como proveedor de equipos para las fiestas Lucky y Polar en sus presentaciones durante la Feria de la Chinita: “Estaba motivado dejar atrás aquellos montajes de luces y humo. Así me atreví a ser el primero en Venezuela en traer plasmas de cincuenta pulgadas. Mi idea siempre ha sido superarme y ahora todo es un verdadero reto, porque me toca superar a mis antiguas producciones. Es prácticamente como competir conmigo mismo”. A.B.

Twitter | Instagram