GRUPO TENDENCIA

Jorge Ramírez, el guardián del orquideario

Jorge Ramírez, el guardián del orquideario

http://www.tendencia.com/2008/jorge-ramirez/

Jorge Ramírez, el guardián del orquideario

Perfiles

1 Marzo, 2008

DONDYK+RIGA

Las flores son la expresión más perfecta de la belleza que nos regala la naturaleza; son un manifiesto poético de la vida y de su efímera contradicción. Pero al igual que la vida misma, no importa si el final está escrito: el disfrute es presenciar el nacimiento de algo hermoso, vivirlo intensamente y preservarlo en el recuerdo. Es por ese sentir que un empresario como Jorge Ramírez, quien desde hace más de treinta años ha prosperado con la venta de electrodomésticos en su emblemática tienda Disco Show, confiesa que su verdadera pasión está en el cultivo de orquídeas.

Cada domingo espera ansioso el momento de internarse en su orquidiario, para alejarse del caos citadino y comunicarse, como sólo él sabe, con la gran variedad de orquídeas que ha atesorado: “La vena de la jardinería la heredé de mi madre. En el frente de la casa donde crecí teníamos un jardín y ella nos ponía a ayudarla. Yo disfrutaba regando las matas y siempre tuve un buen recuerdo de eso. Pero realmente, descubrí el hobby de las orquídeas hace quince años, cuando un amigo me regaló un planta”.

Sumergido en una suerte de éxtasis, Jorge Ramírez describe con admiración cómo las orquídeas seducen insectos para procrearse y exhibe orgulloso sus flores más exuberantes. Cada una con una historia y un origen, dentro de un orquidiario que ha construido a lo largo de los años y perfeccionado con la experiencia que le dio el haber conocido el mundo: “Cuando viajo busco los lugares donde venden orquídeas y estudio cómo hacen para mantenerlas. Así desarrollé los sistemas de riego y la tecnología de mi orquidiario.

Nunca pierdo oportunidad de traer matas. Las orquídeas son tan nobles, tan fuertes, que hasta han florecido en mi invernadero luego de haber viajado en una maleta”. Cuando uno habla con Jorge Ramírez tiene la impresión de que el tiempo podría detenerse y él seguiría hablando de orquídeas, contanto que es la especie botánica más venerada, que se desarrolla en cualquier sitio del planeta, menos en los polos y desiertos, y que existen más de quinientas especies, sin contar los más de tres mil híbridos que han cultivado los expertos. Y uno no se cansa de escuchar pues las fragantes flores también han hecho lo suyo. Estando dentro del orquidiario uno entiende que no es difícil perderse en el néctar de un amor eterno: “Cultivar orquídeas es mi verdadera pasión”. – C.W.