GRUPO TENDENCIA

José Luis Pardo, el mago de los invisibles

José Luis Pardo, el mago de los invisibles

http://www.tendencia.com/2001/jose-luis-pardo/

José Luis Pardo, el mago de los invisibles

Perfiles

1 febrero, 2001
Perfil_Tendencia_8_Jose_Luis_Pardo_1

DONDYK+RIGA

José Luis Pardo – en la fotografía, con audífonos- posee un sentido tan arraigado “la rumba” que creó la agrupación musical Amigos Invisibles sólo con el fin de disfrutar la vida, mientras que una multitud también lo hiciera al ritmo que este grupo le tocara. No lo hizo tanto por un afán de lucro como por involucrar a una ciudad entera en una diversión de viernes por la noche, diversión de la que era líder. Hasta hace pocos meses, se circunscribía sólo al país la euforia desatada en sus conciertos; hoy la música de estos “grandes amigos” ha trascendido más allá del continente, y tanto europeos y asiáticos han delirado al compás de sus fantásticas canciones.

Ideó el grupo del que disfruta ser el guitarrista, y, a pesar de ser un joven estupendo y talentoso, aún continúa en su viejo oficio de “discjockey”, el mismo oficio que desempeñaba en concurridas discotecas cuando sólo era un sueño llegar a ser un músico famoso. El concepto de la creación de su música lleva el rótulo “!a pasarla bien!”, y quizás por ello Amigos Invisibles ha calado entre la juventud con un arraiga tan hondo. Ellos son un icono para los jóvenes que sólo quieren divertirse; de allí que ninguna fiesta termine sin que se escuche su último CD Arepa 3000, una burla jocosa sobre el nombre que tendría un proyecto especial lanzado al universo desde Venezuela. La nominación a los premios Grammy´s es la bandera de sus logros.

Jose Luis Pardo es el invitado ideal para animar una fiesta; simpático y comunicativo, sabe que merengue dominicano debe sonar después de una balada; tiene el oído musical necesario para reconocer “el sencillo” al estilo hip hop que será popular. Pero no baila en las fiestas a las que asiste; sentado en la consola, estará mezclando el sonido; y el resto de los invitados estará bailando. De allí que sus conceptos sobre las presentaciones en vivo discrepen de lo tradicional: para este músico, “un toque” debe ser como una fiesta, como una reunión entre amigos. Y “mas que un simple concierto, nosotros somos una banda de baile, cuyo sonido es un buen propósito para reunirse a gozar”.

Este mago de los “invisibles” se define a sí mismo como una persona tranquila a pesar de lo rumbero; es un adicto a su trabajo, un melómano de cuantos ritmos musicales se escuchen alrededor del mundo. Considera que a veces ser malo es bueno: ” por que la gente mala no se muere así de fácil”. A él, sin embargo, lo mantiene vivo la música que escucha y la música que crea.-R.A.